Puebla, Pue. A más de un año de concluirse el Parque Industrial Finsa II en el municipio de Nopalucan, para alojar a quienes sean proveedores de la planta Audi, las 90 hectáreas que comprende no han logrado atraer inversiones debido a los altos costos de espacios.

Ante este panorama, el regidor de Hacienda del ayuntamiento, Rubén Díaz Avelino, y el diputado local del PRI en esa región, Leobardo Soto Martínez, coincidieron en que las empresas interesadas en instalar una planta están optando por comprar sus propias tierras o buscar en municipios vecinos de Tlaxcala.

El integrante del cabildo expuso que la localidad no ve la fecha de llegada de las empresas que se necesitan para ofrecer empleos a los habitantes, por lo que éstos se han dedicado al comercio y el campo, mientras que quienes buscan empleo en el sector automotriz deben viajar a San José Chiapa, donde está Audi y algunos de sus proveedores.

Dicho complejo industrial, comentó, no ha logrado concretar inversiones porque cada hectárea pretende ser vendida a 7 millones de pesos a las empresas interesadas, mientras que en el resto de la localidad tiene valor de 1 millón de pesos.

Bajo esas condiciones, indicó, las proveedoras, sobre todo del sector automotriz, han dejado de intentar establecerse en Nopalucan, pese a que les resultaría factible por la corta distancia de Audi.

La inversión de 15 millones de dólares de Finsa en su segundo parque en la entidad, consideró Soto Martínez, se puede convertir en un “elefante blanco”, ya que ha pasado mucho tiempo desde que se anunció en diciembre del 2014 a la fecha. Es decir, puede dejarse inconclusa o abandonada.

En Cuautlancingo, esta firma desarrolladora tiene un parque que opera desde hace 20 años, donde se albergan la mayoría de las proveedoras de Volkswagen de México.

De acuerdo con fuentes consultadas por El Economista, Finsa pagó alrededor de 1.4 millones de pesos por cada hectárea, las cuales están más cerca de la fábrica de los cuatro aros.

atracción

En su momento, se anunció que el Parque Industrial Finsa II buscaba atraer 25 autoparteras para ser parte de la cadena de Audi, independientemente a las ocho que tiene esa armadora en su propio complejo industrial.

[email protected]