En los últimos cuatro años, la actividad industrial del país ha dibujado una pendiente negativa. En esta dinámica el rezago se ha concentrado en nueve entidades del país.

De éstas, considerando la variación del primer cuatrimestre del 2012 frente al mismo periodo del 2016, las mayores caídas las registraron Chiapas(21.5%), Campeche (14.5%), Veracruz (10.6%), Ciudad de México (9.2%), Zacatecas (8.3%) y Tabasco (4.5%), de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y un informe elaborado por el Observatorio de las Finanzas Públicas (OFP) de la Universidad Veracruzana.

Los otros descensos se presentaron en Puebla (2.1%), Michoacán (1.9%) y Tamaulipas (1.1 por ciento).

Estos nueve estados concentran alrededor de una tercera parte de la producción industrial de México.

De hecho, Campeche es el estado que más aporta a esta actividad, con 10.1% del total.

Focalización

A nivel nacional, el crecimiento en cuatro años fue de 4.1%; los territorios que quedaron por debajo de este nivel fueron Morelos (2.4%), Estado de México (2.6%), Yucatán (2.7%) y Guerrero (2.9 por ciento).

Sobre la caída industrial exhibida en Chiapas, José Luis de la Cruz, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (IDIC), comentó que tiene que ver con la focalización industrial que tiene la entidad hacia la actividad energética, como la generación de energía eléctrica, hidrocarburos y minería; éstos son los sectores que han enfrentado los mayores problemas en los últimos años , precisó.

Al respecto, Héctor Magaña, coordinador de Análisis e Investigación del Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, explicó que las cifras registradas en la economía chiapaneca son consecuencia de la falta de desarrollo en el estado, en los últimos años la inversión extranjera se ha concentrado en la parte del Bajío, mientras que otras regiones no han tenido inversión este año, principalmente la parte del sureste, por lo que no ha obtenido el mismo impulso .

En cuanto a Campeche, Veracruz y Tabasco, Magaña precisó que sus caídas se deben a la crisis que vive el sector petrolero, ya que al tener estos estados una vocación en éste, su principal actividad económica, ante la baja en los precios del petróleo y la producción de hidrocarburos, se han visto fuertemente afectados.

El especialista detalló que lo que ha perjudicado a Zacatecas es la minería, ya que esta actividad económica ha tenido un bajo desempeño en los últimos años.

Ciudad de México, hacia la desindustrialización

La capital del país registra el cuarto descenso más pronunciado de las 32 entidades en los últimos cuatro años. José Luis de la Cruz explicó que se ha vuelto una ciudad de servicios, de comercio, poco a poco va perdiendo la dinámica industrial; además esta desindustrialización nos permite comprender por qué la ciudad crece poco.

Si observamos, es uno de los estados con las tasas de crecimiento más modestas, normalmente está por debajo de la media nacional .

Magaña comentó que la desindustrialización de la ciudad no se debe a una baja en la actividad en el país, sino que se ha reubicado en otras entidades; la capital se ha enfocado en detonar otros sectores, principalmente el de servicios.

Crecimiento polarizado

Sin embargo, en el otro extremo hay entidades con resultados positivos. De los 23 estados con tasas positivas en el periodo de referencia, 17 ostentaron cifras de dos dígitos; la lista la encabeza Aguascalientes con un incremento industrial de 39.3%, seguido de Guanajuato (35.2%), Querétaro (31.3%) y Chihuahua (23.2 por ciento).

Otros incrementos importantes se dieron en Quintana Roo (20.1%), Nayarit (19.8%), Colima (17.1%), Sinaloa (15.6%), Sonora (14.6%) y Jalisco (14.2 por ciento).

El director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, José Luis de la Cruz, detalló que las primeras cuatro entidades han tenido un gran crecimiento porque hay una apuesta por el sector fabril.

Hay una política industrial en estos estados, sí en la maquila, pero también en la manufactura de sectores estratégicos como el automotriz, electrónico, computación y últimamente en el de aeronáutica. Los grandes clústeres de estos sectores se encuentran instalados en estas entidades y eso les permite ser un polo importante de atracción extranjera .

laura.quintero@eleconomista.mx