El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha tomado una serie de acciones que muestran la alta relevancia que tomará la franja fronteriza norte en sus políticas para el desarrollo de la economía mexicana.

López Obrador ha descrito esta zona libre como la más grande del mundo, y la promoverá este viernes, sábado y domingo, acompañado de la secretaria de Economía, Graciela Márquez Colín.

Entre las medidas se incluyen duplicar el salario mínimo a alrededor de 8.80 dólares por día; disminuir las tasas del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a 8% y del Impuesto sobre la Renta (ISR) a 20%, y la homologación de los precios de los combustibles con las entidades sureñas de Estados Unidos.

“Son 3,180 kilómetros de frontera con Estados Unidos y significa que una franja de 25 kilómetros de la línea divisoria hacia adentro, tierra adentro de nuestro territorio, es toda esa franja. Va a ser la zona libre más grande del mundo”, dijo López Obrador, cuando presentó el sábado pasado el Programa Nacional de Economía, junto con Márquez Colín, en Monterrey.

Las medidas forman parte de la creación de una especie de zona franca, definida ésta como un territorio delimitado de un país donde se goza de algunos beneficios tributarios, como la exención del pago de derechos de importación de mercancías (no es el caso), así como exoneraciones de algunos impuestos o una diferente regulación de éstos (sí lo es).

Ya México cuenta con zonas francas en los Recintos Fiscalizados Estratégicos y en las siete Zonas Económicas Especiales -en ocho estados-, que se crearon en la administración anterior.

López Obrador y Graciela Márquez promoverán la zona libre de la frontera norte este viernes en Reynosa, Tamaulipas; el sábado, en Ciudad Juárez, Chihuahua, y el domingo en Tijuana, Baja California, junto con los respectivos gobernadores en cada estado.

También el pasado sábado la secretaria de Economía informó que ella y los miembros de la oficina central que encabeza despacharán en Monterrey desde el inicio de esta nueva administración y que, en el corto plazo, mientras dura la transición de la sede, despachará en la Ciudad de México de forma intermitente.

En comparación

A manera de comparación, aunque existen zonas francas en todos los estados de la Estados Unidos, no todas ellas están siempre activas.

Las zonas francas estadounidenses están situadas en los puertos de entrada o en sus cercanías, en parques industriales o en instalaciones terminales de almacenamiento. Sin embargo, se pueden establecer subzonas de las zonas francas o sitios consolidados por el uso en cualquier territorio que se designe como tal, incluidas las instalaciones privadas de un usuario.

En las zonas francas de la nación vecina del norte pueden entrar mercancías para ser sometidas a operaciones de elaboración, para ser almacenadas o para su exposición.

En el 2016, en ese país, se llevaron a cabo operaciones activas en 195 de las 263 zonas francas aprobadas, y las 3,300 empresas que utilizaron sus instalaciones emplearon a más de 420,000 trabajadores.

A su vez, el programa piloto de reforma del régimen de inversión extranjera, iniciado en el 2013 con la creación de la zona franca experimental (Shanghai) de China, se amplió a 11 zonas francas experimentales durante el periodo objeto de examen. El acceso de la Inversión Extranjera Directa a estas zonas se basa en una lista negativa.

En todos los sectores de China que no figuran en la lista negativa, los inversores extranjeros deben recibir un trato similar al otorgado a las empresas nacionales con respecto a los requisitos y el procedimiento de establecimiento y aprobación.

Salvo por lo que respecta a los procedimientos para el establecimiento regulados en la ley de sociedades, los inversores extranjeros no están sujetos a aprobación del gobierno, sino solamente a la obligación de inscripción en el registro.

Las autoridades chinas consideran que la lista negativa que se aplica a las zonas francas experimentales es más abierta que el catálogo de inversiones que se aplica en todo el país.

Las zonas francas experimentales se han convertido en un instrumento importante, no sólo para promover las inversiones, sino también para ayudar a aumentar las exportaciones. Las empresas ubicadas en una zona franca experimental pueden producir tanto en las zonas bajo control aduanero como en las que no lo están.