El ayuntamiento de Mérida, Yucatán, trabajará en el desarrollo de infraestructura que permita unir a todas las regiones de la ciudad en caso de que el aeropuerto internacional del municipio se traslade hacia el sur, proyecto que permitiría que la estación del Tren Maya quede enlazada con la nueva terminal aérea.

El alcalde de Mérida, Renán Barrera Concha, en entrevista con El Economista, dijo que analizan impulsar un plan que involucre la construcción de infraestructura vial y de complejos inmobiliarios tanto en las 600 hectáreas que dejaría el aeropuerto como en los alrededores de la nueva terminal, con el objetivo de unir las zonas norte y sur de la urbe, lo cual, añadió, reduciría la brecha económica y social que existe en el municipio.

Hace un mes, el titular del Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur), Rogelio Jiménez Pons, adelantó que se trabaja en un proyecto que implica mover el Aeropuerto Internacional de Mérida hacia el sur de la ciudad, para que la estación de la vía férrea se conecte con la nueva terminal aérea.

De acuerdo con el funcionario federal, se trata de un proyecto inmobiliario de 2,000 hectáreas que no agregará costo al presupuesto del Tren Maya, pues será enteramente financiado por empresarios inmobiliarios; Fonatur sólo fungiría como promotor.

El actual aeropuerto de Mérida, detalló, ha sido absorbido por la mancha urbana de la ciudad, lo cual justifica su traslado hacia el sur, ya que actualmente Mérida está creciendo hacia el norte.

En ese sentido, Barrera Concha explicó que es positivo que se esté planeando el proyecto de mover la terminal aérea, ya que va en concordancia con el desarrollo económico que está presentando Mérida, “sobre todo por la serie de inversiones en materia turística”.

Manifestó que están al pendiente de cuál será la nueva ubicación del aeropuerto, sin embargo, lo que más preocupa es el desarrollo de un plan que permita reconectar a las zonas norte y sur de la ciudad.

“Desde hace décadas, la barda construida por el actual aeropuerto internacional dividió a las zonas norte, centro y sur de Mérida”, agregó.

“Más que a dónde va (la terminal aérea), que seguro será a las orillas de Mérida o posiblemente a otro municipio, lo importante es ver qué hacer con las 600 hectáreas que ocupa el actual aeropuerto y que en gran medida divide al norte del sur (...) Si llegara a moverse de sitio, pudiera haber grandes proyectos”, aseguró.

El alcalde aseveró que estas hectáreas podrían ser ocupadas por vialidades y rutas de conexión urbana, parques, centros comerciales, hoteles, que ayudarían a que el sur y norte se encuentren, “para ello se tendría que desarrollar un plan”.

Acotó que esto también sería una oportunidad para atraer más inversiones y reconfigurar el desarrollo económico de la zona sur de la capital.

Enfatizó que el ayuntamiento de Mérida no tiene injerencia en la construcción del nuevo aeropuerto, ya que es jurisdicción federal y no es la primera vez que se propone que se haga el traslado de la terminal aérea.

“El plan contemplaría crear un modelo de negocios para atraer inversiones (nacionales y extranjeras) y así desarrollar caminos viales, centros comerciales, restaurantes, parques e incluso desarrollos inmobiliarios (...) lo más importante de este plan sería construir vialidades que liguen al norte y al sur de Mérida, así como parques públicos que permitan unir a la población de estas zonas, para que tengan mayor convivencia”, ahondó.

Polo de desarrollo

Renán Barrera puntualizó que Mérida está presentando un fuerte desarrollo económico, “por lo mismo es natural que se esté contemplado mover el aeropuerto”.

Este desarrollo económico, refirió, se está dando principalmente por el turismo, “diversos grupos empresariales están invirtiendo para denotar hoteles, centros comerciales y más complejos”.

“Mérida es una ciudad hermosa que se vende por sí sola (...) Es el epicentro del desarrollo económico de Yucatán (...) Hay por lo menos 26 proyectos turísticos de inversión; la Iniciativa Privada, no solamente por la cultura que tiene la urbe, decide invertir, también revisa los indicadores donde destaca que somos una de las ciudades más seguras”, indicó.

Por ejemplo, en este mes de julio, la desarrolladora inmobiliaria Misión Obispado anunció una inversión de 5,000 millones de pesos en proyectos para los próximos años, que se destinarán a la construcción de más de 4,000 viviendas, áreas comerciales y de usos múltiples en el poniente y oriente de la ciudad de Mérida.

También el corporativo de salud y deporte WinHealth destinará 850 millones de pesos en la ciudad para la construcción de un centro hospitalario deportivo, que se dedicará principalmente al turismo médico deportivo.

Asimismo, el Grupo Youssef invertirá 105 millones de pesos en el desarrollo de dos hoteles boutique ubicados en el centro de la capital de Yucatán, así como en dos proyectos inmobiliarios.

En cifras

De acuerdo con datos de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, en la primera mitad del 2019, el aeropuerto de Mérida ocupó el octavo lugar nacional en movilización de pasajeros (domésticos e internacionales), con 1.34 millones de visitantes.

Mientras al considerar sólo las 15 terminales aéreas con mayor volumen, en tasa de crecimiento se ubicó en tercera posición con una tasa anual de 14.2%, detrás de Bajío (22.0%) y Ciudad Juárez (18.2 por ciento).

[email protected]