Alrededor de 27,500 negocios localizados en el Centro Histórico de la capital han sido afectados por las marchas y plantones registrados desde octubre a la fecha a raíz del caso de Ayotzinapa.

Las mermas que reportan oscilan en 300 millones de pesos, según dijo Gerardo López Becerra, presidente de la Cámara Nacional de Comercio, Servicios y Turismo en Pequeño (Canacope-Servytur) de la Ciudad de México.

Aseveró que los negocios por donde pasan las marchas, ubicados en Reforma, Bucareli, Chapultepec, Plaza de la República y 5 de Mayo, llegan a perder hasta 80% de las ventas, debido a que bajan las cortinas para evitar daños en la propiedad.

Ante ello, solicitó a la Secretaría de Hacienda, que encabeza Luis Videgaray, y al gobierno capitalino, de Miguel Ángel Mancera, se les indemnice por daños y pérdidas: Esperamos nos reciban la siguiente semana .

Desde octubre de este año a la fecha se han registrado 110 marchas en el primer cuadro de la Ciudad de México. De éstas, dos son consideradas como megaprotestas, orillando a los empresarios no sólo a cerrar y perder ventas, sino a tener deudas con los trabajadores, las autoridades, los proveedores y los servicios como luz, agua y predio, especificó López Becerra.

Los negocios se han visto obligados a dar de baja temporal a sus trabajadores al no contar con ingresos para pagar esta prestación social , expresó.

Piden orden

En conferencia de prensa, el líder empresarial dijo que el comercio no está en contra de las marchas y manifestaciones, porque sería ir en contra de la libertad de expresión, lo que no es justo –abundó- es que los protestantes hagan desastres a los negocios y ahuyenten al consumidor.

No debemos permitir que una protesta social derive en acciones violentas en contra de las empresas pequeñas o grandes, que además de afectar la actividad económica de los dueños y trabajadores, ponen en riesgo la seguridad de las personas , expuso el presidente de la Canacope.

Criticó la posición de los asambleístas perredistas que se oponen a la indemnización a los empresarios por los desmanes de las marchas, pues los legisladores locales argumentan que los negocios están en contra de las movilizaciones.

Es necesario que se considere un fondo de apoyo a los dueños de los negocios, ya que no es justo que sí lo exista para los edificios gubernamentales –en caso de daño- y para los negocios no.

En el 2013 se registraron más de 8,000 marchas, mientras que en el 2012, 7,319, y en el 2011, 5,911. Aún no tienen la cifra de movilizaciones que se han registrado este año, pero estiman que han rebasado con mucho las del periodo pasado.

[email protected]