Monterrey, NL. El Internet de las Cosas y la Inteligencia Artificial ya están presentes en proyectos de logística y de la industria agroalimentaria. En el transporte de carga  esta tecnología permite detectar el consumo de diésel y hasta darle seguimiento al operario, mientras que en el sector de agroalimentos, se logra una mayor automatización, y realizar el mantenimiento predictivo.

Así lo comentó Francisco Corona, director de Cloud and Enterprise Services, en Microsoft México, durante el Canaco Tech Summit, que organizó la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Monterrey.

Explicó que a través del Internet de las Cosas se pueden instalar sensores en la cabina de un tráiler y detectar el consumo de diésel, ver cómo acelera la unidad o si el operario se queda dormido, envía una alerta, etcétera.

En la industria agroalimentaria, Casa Sauza, “realizó un proyecto de transformación digital para la tecnificación de sus campos de Agave, donde emplearon el Internet de las Cosas, analítica avanzada, big data y drones para tener mejores beneficios en la producción de tequila”.

En la página de Casa Sauza, Adrián Montes Arévalo, líder especialista en Mantenimiento de Planta, explicó que emplearon el internet de las cosas para el mantenimiento predictivo.

“Nos permite interconectar maquinarias para su monitoreo, automatización y una producción con calidad constante”, indica Montes Arévalo.

Entre las ventajas de usar esta tecnología, expuso, se logran procesos más controlados en la producción del tequila, información en tiempo real de variables críticas y evitar los paros en la producción, entre otros.

Faltan técnicos

Francisco Corona, detalló la importancia de la digitalización de los procesos agroindustriales, porque se trabaja en lugares remotos, de difícil acceso y se debe realizar una planeación con el cliente, así como pruebas de estos conceptos.

La tecnología existe y se hace en el país, “el problema de los datos es cómo los vamos a procesar, se necesita más gente”. Por ello, es necesario trabajar en generar más científicos de datos, expuso.

“Los proyectos necesitan mucha gente, vamos por buen camino, hay universidades preocupadas por generar ese talento, en Nuevo León, hay instituciones públicas y privadas donde están haciendo esfuerzos para tener calidad y que haya gente especializada”, destacó.