Guadalajara, Jal. Pese a que el Aeropuerto Internacional de Guadalajara está a punto de la saturación, y no obstante que empresarios y autoridades locales proyectan a Jalisco como el hub logístico del país, el gobierno federal sigue sin pagar los terrenos expropiados al ejido El Zapote, lo que impide aumentar la capacidad de carga y pasajeros en la terminal tapatía.

Nicolás Vega Pedroza, representante de los ejidatarios de El Zapote para el asunto del aeropuerto, dijo a El Economista que no se ha resuelto el pago de las tierras que les fueron expropiadas para construir la terminal aérea tapatía.

“Ya se agotaron todas las instancias, ya está el avalúo, ya está todo, ya no hay más recursos más que le paguen al ejido. En la semana tenemos una visita a México y vamos a ver qué avance hay con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, ya no hay otro lugar”, destacó.

Con base en el avalúo que ellos mismos pagaron, ejidatarios demandan 3,200 millones de pesos por las 307 hectáreas que les fueron expropiadas en 1951, aunque el decreto expropiatorio se publicó en 1975. No obstante, están dispuestos a negociar con base en el último avalúo oficial que les fue presentado.

“El último avalúo que salió es de 1,317 millones de pesos; nosotros nos inconformamos por cómo lo hicieron, por la metodología, pero si llegamos a un acuerdo y nos lo pagan, nosotros ya con eso salimos conformes”, sostuvo Nicolás Vega.

Para crecer la capacidad del aeropuerto tapatío, en carga y pasajeros, es necesario construir una segunda pista y otras instalaciones aéreas que requieren 137 hectáreas adicionales de terrenos que el ejido no cederá en tanto no se les pague lo que se les debe al momento.

“Hay 137 hectáreas que ocupan, 51 en forma inmediata para la segunda pista y las otras para talleres y otras cosas. El ejido no tiene inconveniente en llegar a un convenio, negociar, pero hasta que no nos paguen”, enfatizó el representante del ejido.

Capacidad

Por su parte, el presidente del capítulo Guadalajara de la American Chamber of Commerce, Francisco Wilson Loaiza, destacó la urgencia de resolver el conflicto legal a fin de aumentar la capacidad del aeropuerto, y reiteró que debido al potencial que tienen Jalisco y los otros estados que la conforman pueden convertir a la región Centro-Bajío-Occidente en el hub logístico de todo el país.

“Ya hay una promesa del presidente Andrés Manuel López Obrador, de una segunda pista, de los acuerdos con el ejido, y estamos buscando que sí se logre para que tengamos un aeropuerto que sea un hub, sobre todo en la carga”, indicó.

Según el Grupo Aeroportuario del Pacífico, que opera y administra el aeropuerto de Guadalajara, desde el 2010 la movilización de pasajeros en la terminal aérea inició una tendencia de aceleración.

[email protected]