La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, aseguró que la aprobación de la Ley de Responsabilidad Social Mercantil por parte del Congreso local, beneficiará a las actuales políticas públicas y por ende, impulsará a la economía capitalina.

La nueva ley —cuya iniciativa fue presentada por la mandataria en noviembre pasado y se aprobó este martes— establece que se efectúe la creación de un patrón de establecimientos mercantiles de bajo impacto, conocido como Plataforma Digital del Padrón de Cumplimiento Responsable, cuyo objetivo es agilizar la apertura y regulación de estos establecimientos, reforzar la mejora regulatoria e incentivar la inversión privada.

Asimismo, dicho marco normativo se dirige a la micro, pequeña y mediana empresa (mipymes), que representa 95% de los establecimientos de la Ciudad de México.

Así, los giros de bajo impacto como escuelas, talleres mecánicos, abarrotes, salones de belleza y peluquerías, entre otros, dejarán de ser verificados constantemente, ya que se aplicará un proceso aleatorio dentro de una muestra de 3% de la totalidad de establecimientos inscritos en el padrón, a fin de eliminar la discrecionalidad y la corrupción que caracterizaban las constantes verificaciones al tiempo en que aligera las cargas administrativas de los pequeños negocios.

En rueda de prensa, Sheinbaum Pardo precisó que la apertura de negocios permitirá impulsar la economía y erradicar la corrupción en la emisión de trámites. “Tiene los dos objetivos: facilitar la economía en la ciudad, la instalación de negocios; y segundo, que esto nos lleve también a erradicar la corrupción en las inspecciones de los negocios”.

“Estas acciones se suman a la nueva plataforma del Sistema Electrónico de Avisos y Permisos de Establecimientos Mercantiles, que permite a las personas realizar de forma gratuita el registro de un establecimiento de bajo impacto en 10 minutos”, refirió.

Por su parte, el titular de la Agencia Digital de Innovación Pública (ADIP), José Antonio Peña Merino, señaló que el organismo a su cargo elaborará la plataforma de datos y será la Secretaría de Desarrollo Económico que almacene y actualice la información.

Detalló que los establecimientos registrados en el padrón quedarán exentos de verificaciones o revisiones, a excepción de que sean elegidas aleatoriamente (se elegirá a 3% del total de establecimientos mercantiles), o por cuestiones de protección civil.

“Cuando estos establecimientos se registran en el padrón de cumplimiento social responsable, lo que hacemos es eliminar una supervisión, una verificación en temas de bajo riesgo, por supuesto en protección civil es otro tema. Esto elimina fricciones, elimina espacios de corrupción, elimina espacios de arbitrariedad por parte de autoridades (...) eso no implica que el Gobierno de la Ciudad de México renuncia a su tarea regulatoria o a su tarea de supervisión”, ahondó.

En puerta

La directora general del Centro de Normatividad Tecnológica de la ADIP, Norma Solano Rodríguez, puntualizó que en los próximos dos meses estará lista la plataforma para que inicie la inscripción de los establecimientos, que estará abierta durante todo el 2020; para el 2021 se comenzaría a revisar a 3% del total de negocios.

“Una vez que se registren se les va a dar una cédula de establecimiento confiable que podrán pegar para que tanto la autoridad como los ciudadanos sepan”, manifestó.

Agregó que se estableció un artículo transitorio que otorga 120 días para que la jefa de Gobierno emita el reglamento a esta Ley de Responsabilidad Social Mercantil, donde se establecerá el procedimiento de las revisiones.

[email protected]