León, Gto. El Ayuntamiento de León, con aprobación dividida del Congreso Local, comenzará este 2013 a aplicar medidas de actualización al cobro del impuesto Predial para ajustar las tasas a los contribuyentes que el Gobierno nos le ha revaluado su inmueble.

Esta fue la primera decisión polémica del gobierno priísta encabezado por la alcaldesa de la ciudad, Bárbara Botello Santibáñez, y con el respaldo por unanimidad del Ayuntamiento (aunque después los regidores panistas se dijeron arrepentidos de votar la propuesta).

Los nuevos criterios aplicarán tres tasas diferentes para calcular el cobro Predial: 0.234% a quienes tengan actualizado el valor de su vivienda de 2010 a la fecha; 0.271% a quienes se les actualizó del 2005 al 2009 y de 0.681% a los que del 2004 hacia atrás no se les revaluó su propiedad, como es una obligación por ley que el Municipio lo haga cada dos años.

La Alcaldesa dijo que quienes tengan inconformidad por el cobro pueden acudir a Tesorería para que se les haga un avalúo de propiedad en campo y fijar de esta forma el impuesto.

En el municipio de León hay aproximadamente 450 mil cuentas prediales, de las cuales en 170 mil impactará este ajuste, la recaudación promedio anual es de 500 millones de pesos y con las nuevas tasas la proyección es obtener 30 millones de pesos adicionales que la Presidenta Municipal expuso se destinarán para ejecutar las obras de acceso necesarias para que el estado inicie con la construcción del Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT #17) del Instituto Politécnico Nacional (IPN) en la zona marginada de Las Joyas.

Austeridad en el Estado

En lo que respecta al Gobierno del Estado que encabeza el panista, Miguel Márquez Márquez, ejercerá un presupuesto austero de 47 mil 551 millones ( 1% más que en 2012) aprobado por el Congreso, y que incluye un techo de endeudamiento hasta por mil 379 millones de pesos con el argumento de que hay compromisos por cumplir por dos mil millones con plantas armadoras y proveedoras.

Desde el inicio de la Administración (26 de septiembre pasado) el Gobernador ofreció que habría un recorte en el gasto operativo de la burocracia y, con la aprobación del presupuesto por el Congreso Local, se obligó a los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial del Estado a presentar este marzo un plan de austeridad del gasto que deben aplicar a partir de abril.

En lo que respecta a impuestos estatales no hubo incremento de tasas ni contribuciones nuevas, y se mantuvo la eliminación general de la Tenencia que se dio en 2012. En reuniones privadas con el sector empresarial se deslizó la idea de aumentar de 2% a 2.25% el Impuesto Sobre Nómina para etiquetar ese recurso a gasto social, pero finalmente el Gobierno del Estado no presentó de manera formal esa propuesta en el paquete fiscal 2013.