En los primeros cinco meses del 2012, la inversión en construcción pública y privada en las 32 entidades federativas aumentó 13% en promedio con respecto al mismo periodo del año pasado. El crecimiento se compone por un aumento de 15% del sector público y 11.8% del privado.

De acuerdo con datos del INEGI, recabados por el Centro de Investigación en Economía y Negocios (CIEN) del Tecnológico de Monterrey, en lo que respecta al sector público el capital invertido creció en 21 estados. Puebla y Tlaxcala representaron los saltos más importantes, con variaciones de triple dígito: 128% en cada caso. Ambos estados contribuyen de manera sustancial a elevar el promedio de avance en inversión del sector, ya que si éstos se eliminan, el promedio de crecimiento del resto sería de 7.5 por ciento.

Se registraron avances más moderados en: Yucatán, con 56.3%; Quintana Roo, con 43%, y Baja California Sur, con 35.6%, completando los cinco principales.

En contraparte, en Durango (con una baja de 38%), Guerrero (25.2%), Jalisco (25.1%), Estado de México (24.1%) y Colima (23.1%) los tres órdenes de gobierno redujeron más el gasto en construcción.

BACHE EN LA BONANZA

Consultado por este diario, Luis García Chowell, gerente técnico del Instituto Mexicano del Cemento y del Concreto (IMCyC), indica que en la industria se prevé que estos aumentos sustanciales en la construcción pública para el próximo año se estanquen o se reduzcan.

Comenta que en el primer año del nuevo gobierno federal se espera que haya un reacomodo y sondeo de las inversiones en infraestructura pública, mientras que grandes obras interanuales terminarán de ser construidas en este 2012.

Sin embargo, destaca que en lo que va del año, los aumentos en la construcción han permeado directamente en la industria del cemento, la cual ha crecido entre 4 y 5 por ciento.

A su vez, José Luis de la Cruz Gallegos, director del CIEN en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, explica que la inversión pública es de vital importancia para un estado, ya que representa el capital semilla que hace más atractiva a una región ante los ojos del inversionista privado.

EL SEGUNDO PILAR

En lo que toca al sector privado, en 19 estados aumentó el capital destinado a este rubro. Tabasco, Tlaxcala, Oaxaca y Yucatán son los casos más destacados, al registrar incrementos por arriba de 50%, con alzas de 96.6, 91.6, 83.8 y 52.7% respectivamente.

Los casos opuestos se dieron en Campeche, Chiapas, Sinaloa, Edomex y Guerrero, donde se presentaron caídas desde 20.7 y hasta 20.7 por ciento.

De la Cruz considera que el hecho de la desaceleración de la inversión privada en construcción habla de que ciertos sectores productivos se están deteniendo, y es lo que tiene que revisarse .

Comenta que desde nuestro punto de vista nos parece que está pesando más la (construcción) pública. En esencia, ésto nos plantea en que si bien en términos generales la construcción tiene resultados positivos, hay una gran diferenciación entre los estados del país .

CRECEN AMBOS SECTORES

De acuerdo con los datos recabados por el CIEN, hay 14 estados donde ambas ramas de la construcción registran avances: Aguascalientes, BCS, Chihuahua, Coahuila, DF, Guanajuato, Hidalgo, Oaxaca, SLP, Tabasco, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Yucatán.

En tanto, en seis ninguno mostró avance: Colima, Guerrero, Edomex, Morelos, Nuevo León y Sinaloa).

erick.ramirez@eleconomista.mx