Durante el 2020, Jalisco fue la entidad más beneficiada por la captación de remesas. Por primera vez desde que hay registros (2003), el estado fue primer lugar a nivel nacional.

De acuerdo con datos del Banco de México, Jalisco captó 4,153 millones de dólares el año pasado, desbancando a Michoacán, con 4,056 millones, estado que ostentó la primera posición desde el 2003, año en que comenzó el registro de esta variable por entidad. En ambos casos se mostraron crecimientos anuales importantes, de 17.4 y 11.9%, respectivamente.

“En términos generales, el incremento tanto en Jalisco como en el resto del país, se debió a que las personas que laboran fuera del territorio nacional decidieron incrementar el apoyo de recursos que envían a sus familiares para que pudieran enfrentar de mejor manera la crisis derivada por el Covid-19”, explicó Héctor Magaña Rodríguez, especialista del Tecnológico de Monterrey.

“También, Jalisco se ubicó en primer lugar en la recepción de remesas ya que, al revisar los números de la entidad, de sus 125 municipios, sólo 17 reportaron una disminución en sus ingresos por remesas, es decir, únicamente 14% de sus municipios percibió ingresos más bajos, una de los porcentajes más bajos del país”, indicó.

“Además, en el origen de las remesas, no todos los sectores de la economía de Estados Unidos fueron golpeados con la misma intensidad por la crisis económica. Por ejemplo, los servicios de alojamiento y alimentos fueron los más afectados, mientras que la construcción tuvo una caída menos pronunciada, que emplea a muchos migrantes”, ahondó.

A Jalisco y Michoacán le siguieron Guanajuato (3,469 millones de dólares), Estado de México (2,416 millones), Ciudad de México (2,142 millones), Guerrero (1,942 millones), Oaxaca (1,898 millones) y Puebla (1,873 millones). En tanto, las tres entidades con menos recursos por remesas, que son una de las principales fuentes de ingresos para los hogares, fueron Quintana Roo (240 millones de dólares), Campeche (115 millones) y Baja California Sur (112 millones).

Asimismo, pese a que se esperaba que el flujo de remesas fuera menor debido a que en marzo inició el cierre de actividades económicas en Estados Unidos para evitar que aumentara el riesgo de contagio del Covid-19, sólo Tlaxcala (-4.8%) mostró una reducción anual.

Lo anterior, fue porque el gobierno norteamericano dio apoyos fiscales, además de que la mayoría de mexicanos se encuentran en servicios esenciales, como construcción y alimentos, es decir, los connacionales recibieron ayudas sociales y no perdieron su empleo.

Se añade que por restricciones de movilidad, en la frontera norte de México se enviaron las remesas en lugar de entregarlas de forma directa. En este sentido, Baja California fue la entidad con el mayor aumento anual en el 2020, de 30.2%, cifra que se explica, principalmente, por su cercanía a California, el estado que más mandó recursos de la Unión Americana (12,677 millones de dólares).

Otros emisores importantes fueron Texas (6,357 millones de dólares), Minnesota (1,808 millones), Arizona (1,445 millones) y Florida (1,284 millones).

“Baja California tiene una ventaja por el vínculo que tiene con California. De hecho, en este estado el sector que se vio más afectado fue el de servicios de alojamiento y alimentos, por lo que los migrantes mexicanos que no se dedican a dicha actividad tuvieron la oportunidad de apoyar un poco más a sus familiares. Esto contrasta con Florida, cuyas remesas disminuyeron (-2.6%), pues sólo en esa parte de la Unión Americana predomina la actividad turística, de tal forma que los trabajadores mexicanos que laboran en dicho sector económico se vieron envueltos en mayores complicaciones pare enviar dinero”, expuso Héctor Magaña.

Demarcaciones

Por municipio, Tijuana obtuvo la primera posición en todo el país con 626 millones de dólares en remesas y un crecimiento anual de 30.1%, dinamismo que se revela por su estrecha relación con San Diego.

Le siguieron Guadalajara (531 millones y +22.5%), Puebla (527 millones y +14.2%), Morelia (475 millones y +7.2%) y la alcaldía Álvaro Obregón (443 millones y +21.6 por ciento).

estados@eleconomista.mx