Puebla, Pue. Desde hace dos meses se encuentran en stand by inversiones en los sectores automotriz, agroalimentos, textiles y construcción, debido al proceso electoral, ya que los empresarios ven un clima de incertidumbre.

Así lo comentó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en el estado, José Antonio Quintana Gómez, quien puntualizó que si bien la actividad económica no está parada, los inversionistas no quieren dar un paso hasta después del 1 de julio, cuando se defina al ganador por la gubernatura.

Indicó que la principal inversión detenida es de la armadora china BAIC, que busca tener una planta en territorio poblano, pero que más allá de las gestiones que tiene esa empresa con el gobierno de Antonio Gali Fayad, también está a la expectativa del resultado electoral.

Aunque también consideró que las autoridades locales no han contribuido a diversificar la economía al tener alta dependencia del rubro automotriz y autopartes, cuando se tienen otros nichos para atraer más capital y generar empleos que se demandan para el estado.

Quintana Gómez mencionó que los industriales con proyectos requieren no sólo incentivos fiscales sino las condiciones en general para desarrollarlos, en lo cual hace falta trabajar para crear un plan de productividad.

“Hay muchos miedos entre los inversionistas por este clima político, quienes prefieren esperar un poco más para tomar una decisión, lo cual no significa que estén perdidas”, indicó.

Durante este proceso de campañas, agregó, los candidatos al gobierno estatal no han fijado postura clara para atraer inversiones y se han “casado” con la idea de pensar que la única puerta para lograr captación de capital es el sector automotriz y se descuida a los demás sectores.

El presidente de Coparmex en Puebla dijo que “no se tienen que poner todos los huevos en una canasta”, ya que en unas décadas la industria automotriz podría ir a la baja y eso obliga a fortalecer otros sectores productivos.

Además, expresó, la actividad productiva se continúa concentrando en la zona metropolitana, cuando en el interior de la entidad federativa se tienen condiciones para atraer inversiones y con ello abatir la pobreza.

ISN, un freno

José Antonio Quintana consideró que el Impuesto sobre Nómina (ISN) ha sido un freno para el crecimiento de las empresas y que castiga la oferta de empleos.

Bajo este contexto, vio complicado que vaya a desaparecer en el próximo gobierno estatal, porque parte de la recaudación se tiene comprometida para el pago de los Proyectos de Prestación de Servicio (PPS) y Asociaciones Público Privadas (APP).

Las plataformas construidas para la planta Audi se hicieron a través del esquema APP, que tuvieron un costo de 5,079 millones de pesos, de lo cual se ha cubierto hasta el momento 12.9 por ciento. Mientras que los PPS fueron el Museo Internacional del Barroco y el Centro Integral de Servicios que requirieron inversiones por 1,742 millones y 1,372 millones, respectivamente, pagados cada uno 8.9 y 21%, en el mismo orden, de acuerdo con el informe trimestral Obligaciones Diferentes de Financiamientos publicado por el gobierno de Puebla, con corte al 31 de marzo.

El dirigente patronal manifestó que con esos compromisos ve complejo que haya alguna posibilidad para eliminarlo.

[email protected]