El balance de 2017 arrojó que 17 de los 32 estados del país cerraron el año con caídas en producción industrial. El número de estados que registró descensos en el índice de actividad industrial ha sido el más alto desde la Gran Recesión de 2009, cuando 23 entidades cayeron en el indicador.

Los datos, publicados este viernes por el Inegi, revelan que Quintana Roo, Oaxaca y Tabasco destacaron como las entidades con los descensos más altos en actividad industrial.

En el acumulado del año las actividades secundarias desarrolladas en Quintara Roo observaron una contracción de 16.7% respecto a 2016, una caída sin precedentes. La industria en el estado fue lastrada por las bajas de 76.9% en la minería y de 19.0% en la construcción. En ambos casos, estas caídas resaltan como las más hondas en la historia de la serie, disponible a partir de 2004.

Aunque la industria manufacturera alojada en el estado repuntó en 2017 (10.7% acumulado), las actividades de generación y suministro de energía eléctrica, agua y gas perdió fuerza con un incremento de 1.0% en todo el año.

En el caso de Oaxaca, donde durante la segunda mitad del año la actividad económica en general fue afectada por los sismos del 7 y 19 de septiembre, que provocaron serias afectaciones en las construcciones de la región y en el desarrollo de la industria.

La caída al cierre del año llegó a 15.2%, un dato también histórico para la entidad. Fueron la construcción y las manufacturas las que derribaron al sector industrial, con retrocesos de 21.2 y 14.8%, respectivamente, cifras que marcan récords para el sector secundario del estado.

Para Tabasco, la industria se contrajo 13.4%, con disminuciones en tres de las cuatro ramas de actividad. La construcción, que cayó 1.8%, y la minería, que perdió 14.6%, fueron las dos que más le afectaron.  La generación y suministro de energía eléctrica, agua y gas cayó 6.9% en producción durante el año.

Chiapas, Campeche, Veracruz, Hidalgo, Tlaxcala, Nayarit, Colima, Guerrero, Sinaloa, Zacatecas, Tamaulipas, Michoacán, Durango y la Ciudad de México, son demás estados que registraron descensos en producción industrial al finalizar el año.

Además, aunque aún reportaron crecimiento, Aguascalientes, Chihuahua, Sonora y Yucatán resaltaron por un debilitamiento en el ritmo de crecimiento. Significativamente menor al observado en 2016.

thamara.martinez@eleconomista.mx