Tijuana, BC. Las cámaras empresariales de California, Estados Unidos, y Baja California, México, apuestan por el desarrollo de infraestructura como uno de los puntos claves para detonar la economía en ambos territorios que conforman la región conocida como Cali-Baja.

La megarregión tiene un valor estimado, de acuerdo con la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), en 250,000 millones de dólares por el Producto Interno Bruto de ambos estados.

El director ejecutivo de Smart Border Coalition, Gustavo de la Fuente, explicó que una de las prioridades tanto para los comercios mexicanos como aquellos que están del otro lado de la frontera es agilizar el cruce de visitantes y de mercancías en ambos sentidos.

Uno de los proyectos, dijo, se trata de una propuesta para impulsar la construcción de un segundo puerto de cruce fronterizo en Tecate, en el área de los ejidos Jacume (del lado mexicano) y Jacumba (del lado estadounidense), que funcione para resolver el problema de saturación que hay en la única garita que opera en ese municipio.

Señaló que integrantes de la coalición llegaron a esa conclusión durante las últimas reuniones que sostuvieron, una de ellas realizada este jueves en Tijuana, en la que tanto académicos y empresarios respaldaron la iniciativa, para agilizar el tráfico en el cruce fronterizo.

El directivo puntualizó que no existe un proyecto ejecutivo, pero la intención es plantear la idea a autoridades del gobierno en ambos lados de la frontera, ya que, añadió, el desarrollo de la infraestructura no sólo agiliza los tiempos de espera para cruzar de un país a otro, sino que fomenta el intercambio comercial en la región binacional.

Otro de los proyectos que comienzan a materializarse es el ferrocarril que cruzaría por Tecate, con la finalidad de llevar la mercancía producida en México hacia el este de la Unión Americana, sin pasar primero por Los Ángeles, a través de la Línea del Desierto.

La obra consiste en unir la Vía Corta del tren en México con la Línea del Desierto en Estados Unidos, para el cual se requiere inversión de 110 millones de dólares a fin de echar a andar los 113 kilómetros en territorio anglosajón.

“Smart Border Coalition es un catalizador, cuyo objetivo es unir a líderes de ambos lados de la región San Diego-Tijuana para crear conocimiento, políticas, programas y otros esfuerzos que ayuden al crecimiento de la economía fronteriza”, indicó Gustavo de la Fuente.

La coalición, organismo que construye y analiza proyectos para el desarrollo económico en la megarregión, se integra por cámaras empresariales de ambos territorios.

Por la Tercera

Otro de los megaproyectos que esperan a corto plazo es la tercera garita en Tijuana: Mesa Otay II. Dicha obra contempla un espacio para el cruce de camiones de carga y para los turistas.

Este proyecto requiere una inversión de 750 millones de dólares, se trata de un edificio que combinará instalaciones prácticas de inspección en ambos lados de la frontera con innovaciones en carriles reversibles y peaje segmentado, según el tiempo de espera en el cruce.

[email protected]