Puebla, Pue. Hace cuatro años que la entidad no tiene más hoteles y restaurantes con la certificación Tesoros de México, debido a que el gobierno estatal dejó de apoyar, por lo que sólo 11 de 19 negocios posibles cuentan con ese distintivo.

La certificación Tesoros de México se otorga a los negocios con altos estándares de servicio, características arquitectónicas y gastronómicas, que reflejan y promueven la riqueza de la cultura mexicana.

Ante esta situación, el presidente local de ese programa federal, Leobardo Espinosa López, dijo que a pesar del crecimiento en hoteles boutique -ya que el año pasado se abrieron cuatro del total y otros tres están en construcción para operar en 2017- no han podido certificar a más, aun cuando cumplen con todos los requisitos.

Recordó que la primera y única vez que hubo el apoyo estatal fue en el 2012, cuando 11 negocios logaron dicha certificación. Ésta se le otorgó a cinco hoteles e igual número de restaurantes, así como a otro complejo de cuartos que con sus propios recursos la consiguió.

Sin explicación alguna, lamentó, se dejó de dar seguimiento por parte de las autoridades poblanas a ese programa, donde Jalisco, Guanajuato y Michoacán tienen más adhesiones de hoteles boutique, con 18, 12 y 11, respectivamente.

Atrae a inversionistas

Además de la angelópolis, los Pueblos Mágicos de Atlixco, San Andrés Cholula y San Pedro Cholula, estos dos últimos que comparten la denominación, resultan atractivos para que inversionistas quieran abrir más hoteles boutique enfocados al turismo de negocio y lujo, ya que existe disponibilidad de casonas en zonas céntricas para ser acondicionadas, expuso.

Espinosa López sostuvo que en los últimos cuatro años hubo un crecimiento del 200% en este tipo de complejos, con 15 habitaciones en promedio, pero no vieron más interés de la autoridad local en destinar recursos al programa de la Secretaría de Turismo federal para capacitación y certificación de otros negocios.

Lo anterior, indicó, no ha frenado que desarrolladores, entre ellos españoles, quieran detonar algún proyecto, para lo cual requieren como mínimo un millón de dólares, en que se incluye el costo del inmueble.

El presidente de la Asociación Poblana de Hoteles y Moteles, Gustavo Ponce de León, admitió que es más fácil para los empresarios construir un hotel boutique en el Centro Histórico de Puebla que un nuevo complejo de alguna cadena, debido a la serie de trámites y permisos que deben cumplir, donde se incluye una evaluación del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Los hoteles boutique se hacen en edificios pequeños y emblemáticos en los cuales su ambiente es de elegancia y atención personalizada para el huésped.

Al igual que Espinosa López, Ponce de León opinó que se tiene un nicho de mercado para ese tipo de hoteles pequeños, pues cada vez llegan más extranjeros, y quienes se quedan por más de dos meses en la ciudad, optan por rentar un cuarto en este tipo de establecimientos.

Comentó que el costo promedio por día es de 1,800 y 2,200 pesos, cifra inferior al de un cuarto de San Miguel Allende, Guanajuato, que cuesta el doble.

[email protected]