Guadalajara, Jal. Además de incrementar su ocupación y su tarifa promedio, los hoteles boutique, así como las haciendas y casonas rurales, son en la actualidad una atractiva opción de inversión en Jalisco. 

Y es que, mientras de enero a junio del 2019 la ocupación promedio en ese segmento de hoteles fue de 30.1% y la tarifa rondaba los 2,200 pesos por noche, en el primer semestre de este año la ocupación cerró en 36.9% y la tarifa aumentó a 2,500 pesos promedio.

En tanto, durante el periodo vacacional de verano, julio y agosto del presente año, el sector alcanzó 42% de ocupación promedio.

De acuerdo con la presidenta de la Asociación de Haciendas y Casonas de Jalisco, Sally Rangel, la pandemia de Covid-19 que obligó al distanciamiento social provocó que los turistas prefieran ahora lugares amplios y al aire libre, con pocas habitaciones pero adecuados para trabajar y tomar clases desde ahí, situación que, además, permitió incrementar la estancia de los visitantes.   

“Tenemos pequeños hoteles, haciendas, cabañas en pueblos, en bosques, lagos, etcétera, donde se respira el aire fresco y un ambiente de relajación absoluta. Poseemos pocas habitaciones que garantizan la privacidad y la seguridad de estar en aforos con pocas personas”, señaló Rangel en entrevista.

Además, indicó, la opción del trabajo en casa y las clases a distancia también permitieron aumentar el tiempo de estancia de los visitantes que, antes de la pandemia, solían visitar las haciendas y casonas sólo durante el fin de semana y pernoctaban únicamente la noche del sábado.

“Vivíamos con 25% de ocupación, nuestros estándares hace tres años eran de 10 o 15%; comenzaron a subir en el 2019 que fue cuando la gente empezó a salir dos noches y ahorita estamos en tres noches promedio”, dijo a El Economista, la Asociación de Haciendas y Casonas de Jalisco.

“Ahora, como no hay prisa de regresar a trabajar o a la escuela, se quedan la noche del domingo también, trabajan toda la mañana del lunes y se regresan por la tarde”, añadió.

Acondicionan estructuras viejas

Debido al comportamiento positivo de este segmento de la hotelería, la presidenta de la asociación afirmó que es una opción atractiva para los inversionistas que cada vez más buscan acondicionar viejas casonas en los municipios del interior del estado.

“En los pueblitos, la gente empieza a comprar propiedades para poner el hotel que les hace falta porque hay un lago, porque hay una buena vista o hay cosas que hacer”, refirió la dirigente del sector.

Destacó que en la actualidad, tanto los hoteles boutique que se encuentran en la zona metropolitana de Guadalajara como las haciendas y casonas del interior de la entidad federativa, están enfocados en brindar experiencias a los visitantes.

Actualmente, la Asociación de Haciendas y Casonas de Jalisco cuenta con 35 hoteles en la entidad, en municipios como Tapalpa, Mazamitla, Atemajac de Brizuela, Sayula, Teocuitatlán de Corona, Tepatitlán, Lagos de Moreno y la zona metropolitana de Guadalajara.

Aunque la mayoría de sus visitantes son originarios de Guadalajara, en la región de Los Altos reciben turistas de otros estados como Zacatecas, Aguascalientes y Guanajuato. En tanto, en el sur de Jalisco, reciben visitantes principalmente de Colima.

estados@eleconomista.mx