El actual régimen de coordinación fiscal entre la Federación y los gobiernos subnacionales genera un escenario complicado para las entidades federativas, ya que tienen poca autonomía fiscal, alta dependencia de las transferencias federales y baja recaudación, de acuerdo con el Reporte de ingresos subnacional del Instituto Mexicano para la Competitividad (Imco).

Las entidades generan únicamente 12% de sus ingresos, mientras que 80% de sus recursos provienen del acuerdo de coordinación fiscal con la Federación.

Según el organismo, las entidades no aprovechan sus facultades tributarias. De los 18 impuestos que pueden recaudar, en promedio cobran seis; Baja California es la entidad que más impuestos cobra (9) y Puebla la que menos (3).

“Cada año, las entidades estiman en sus leyes de ingresos cuántos recursos recibirán y recaudarán. El Reporte de ingresos subnacional del Imco es un diagnóstico sobre el origen y generación de los recursos públicos con los que cuentan las entidades federativas”, señala el Imco.

Para el 2020, se estiman más de 2 billones de pesos en ingresos totales de las entidades. Sin embargo, gran parte de estos recursos no son generados por los estados.

De acuerdo con el Imco, los impuestos estatales son el ingreso propio más importante para las entidades. No obstante, sólo representan 4.7% de la recaudación total del país. El gobierno federal recauda 93.6 por ciento.

En el 2018, se recaudaron 67,973 millones de pesos. La Ciudad de México es la entidad con mayores ingresos propios, ya que su recaudación representa 37% del total de los ingresos.

Los cuatro impuestos más recaudados por las entidades fueron nómina, hospedaje, loterías, rifas, sorteos y juegos permitidos, y tenencia.

Mientras que los tres impuestos menos recaudados fueron el impuesto por actividades mercantiles, actividades industriales y por explotación de minas.

El gobierno federal transfiere 80% de estos recursos (1.7 billones de pesos), lo que equivale a 28% del Presupuesto de Egresos de la Federación PEF).

Las aportaciones están contempladas en el Ramo 33 del PEF y tienen como propósito fortalecer la capacidad de respuesta de las entidades en temas como salud, educación, seguridad, entre otros (recursos etiquetados). En el 2020, se estiman 759,760 millones de pesos.

La designación de participaciones, estimadas en el Ramo 28 del PEF, depende del crecimiento de la entidad y del aumento de su recaudación, pero todo, en comparación con los demás estados.

Imco explica que en el 2020 se estiman 948,747 millones de pesos en participaciones. Algunos datos que destacan son que el Estado de México (97,516 millones de pesos) y la Ciudad de México (70,250 millones) encabecen la lista de las entidades con mayores recursos asignados mediante participaciones.

Imco propone que el Congreso de la Unión, los congresos de las entidades federativas y las secretarías de finanzas lleven a cabo una reforma fiscal de fondo que permita a México recaudar más de 20% del PIB de forma progresiva, ya que “es necesario que las entidades federativas comiencen a recaudar más y de mejor forma”.

[email protected]