El Gobierno de la Ciudad de México retirará las concesiones a las empresas que actualmente se encargan del cobro de la tarifa de agua potable.

En conferencia virtual, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum Pardo, explicó que desde el 2004 cuatro empresas (Veolia, Iacmex, Tecsa y Amsa) han estado al frente de la comercialización de la tarifa del sistema hídrico potable; sin embargo, sus contratos para el 31 de mayo de este 2021 llegarán a su fin.

Informó que luego de una serie de análisis y estudios se tomó la decisión de no renovar los contratos, por lo que a partir de junio el gobierno local será el encargado del cobro.

Entre los motivos para que la comercialización pase al sector público, precisó que uno de los mayores beneficios es que se generarán ahorros para las arcas capitalinas. Por ejemplo, se estima para el 2021 un ahorro para las finanzas de la Ciudad de México de 89 millones de pesos, mientras que para el 2022 ya no pagarán a las empresas 380 millones.

Al respecto, el coordinador del Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), Rafael Bernardo Carmona Paredes, dio a conocer a cuánto ascendieron los pagos que efectuó la autoridad local a las empresas concesionarias: 875.3 millones de pesos en el 2019 y 769 millones en el 2020.

Mientras que el costo estimado para los primeros cinco meses de este 2021, en el que todavía operarán las empresas, es de 350 millones de pesos.

Bernardo Carmona detalló que la capital del país se encuentra dividida por zonas para el cobro de la tarifa: la Zona A, que la atiende la empresa Veolia, es para el norte de la capital, integrada por las alcaldías Gustavo A. Madero, Azcapotzalco y Cuauhtémoc (570,667 usuarios); en la Zona B está Iacmex y abarca Coyoacán, Benito Juárez, Iztacalco y Venustiano Carranza (580,937).

En la Zona C, atendida por Tecsa, están Iztapalapa, Tláhuac Xochimilco y Milpa Alta (538,235 usuarios) y en la Zona D, de Amsa, Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Miguel Hidalgo y Tlalpan (512,465).

Recalcó que cada compañía cumple con un ciclo bimestral para realizar el cobro. Primero, se hace una conexión de nueva toma, después se da de alta al padrón de usuarios, se realiza la instalación de medidor, se efectúa toma de lecturas y se factura.

A continuación, se imprime la boleta y reparte, cobro y atención a usuarios, gestión de trámites, mantenimiento de medidores y acciones de cobranza.

De este ciclo, Sacmex ejecutará directamente la parte técnica, mientras que la Tesorería de la capital realizará las acciones de cobranza. Para estas nuevas actividades, Sacmex cuenta con un presupuesto para siete meses de 235 millones de pesos, mientras que la Tesorería tendrá 94 millones.

estados@eleconomista.mx