El diseño, construcción, operación, mantenimiento y material rodante (30 locomotoras y 180 carros de pasajeros) del Tren Maya requerirán, finalmente, de 139,072.4 millones de pesos y se justifica su realización por ser un proyecto totalmente rentable.

El Tren Maya se inaugurará en el 2023 y más del 75% será financiado con recursos públicos.

“Una vez analizados los costos y beneficios del Proyecto Tren Maya, se concluye que es socialmente rentable dado que el Valor Presente Neto (VPN) es positivo, equivalente a 206,600.0 millones de pesos y cuenta con una Tasa Interna de Retorno Social (TIR Social) del 21.2%, por lo que se recomienda su ejecución”, refiere el análisis costo beneficio publicado por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur).

La TIR mínima requerida para que la Secretaría de Hacienda y Crédit Público (SHCP) apruebe un proyecto es del 10 por ciento.

Respecto a los beneficios económicos totales que podría generar el tren, se prevé que puedan ser mayores al sumar 356,600 millones de pesos, de los cuales el 46% serán derivados del transporte y el resto por la derrama que generará la actividad turística.

Adicionalmente, el fondo debe considerar que se requerirán de 8,300 millones de pesos, para la reinversión de material rodante en el 2033 y el 2043, por la creciente demanda de servicios de pasajeros y carga esperados.

El Tren Maya conectará las principales ciudades y sitios turísticos de Yucatán, Chiapas, Tabasco, Quintana Roo y Campeche con una vía de 1,440 km de extensión.

La velocidad máxima promedio será de 130 km por hora, aunque en pasajeros puede tener 30 km por hora más, por lo que generará un ahorro cercano al 46% en los tiempos de viaje de las personas que migren a ese servicio en la zona.

Los riesgos sí cuentan

De acuerdo con Fonatur, actualmente se están realizando los estudios de factibilidad técnica, legal, económica, complementarios y ambientales. Sin embargo, ya se han definido algunos de riesgos relacionados con el desarrollo del proyecto de infraestructura en los que se debe trabajar.

Liberación de derecho de vía, fallas geológicas, nuevos descubrimientos arqueológicos o menor demanda de servicios de la prevista.

En términos de construcción, se deja en claro el riesgo de interfase al surgir “incompatibilidades entre los diferentes componentes del proyecto y/o disputas entre los diferentes constructores, mantenedores y operadores".

Las tareas a realizar para el desarrollo del Tren Maya son:

  • Obras de drenaje menor
  • Puentes y Viaductos
  • Pasos de fauna y medidas de mitigación ambiental
  • Túneles, terracerías y vías
  • Material rodante
  • Estaciones y terminales
  • Talleres de mantenimiento
  • Liberación de derecho de vía
  • Proyecto ejecutivo, supervisión y gerencia

kg