Monterrey, NL. Inversiones realizadas en energías renovables por 9,115 millones de dólares, realizadas en Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y Durango, estarían en riesgo por el acuerdo por el que se emite la Política de confiabilidad, seguridad, continuidad y calidad en el Sistema Eléctrico Nacional, publicado el pasado 15 de mayo, ya que desalienta la llegada de futuros capitales.

Por los anterior, siete gobernadores del país exigieron que se cancele definitivamente dicho acuerdo.

Los mandatarios de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas, Durango, Michoacán, Jalisco y Colima firmaron el pasado viernes 21 de mayo, el Manifiesto a Favor del Derecho Humano a un Ambiente Sano y a un Desarrollo con Energías Renovables, y se pronunciaron en contra de la política de privilegiar la energía a partir del combustóleo, en lugar de favorecer el derecho humano al desarrollo económico sostenible con base en energías limpias y renovables.

“Solicitamos se cancele definitivamente el acuerdo publicado por la Cenace – Centro Nacional de Control de Energía – y avalado por el gobierno federal, si encuentra irregularidades en los contratos de energías renovables, que los sancione”, expuso el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Estimó que en Tamaulipas “el impacto sería de cerca de 3,500 millones de dólares”. En el estado, hay 11 parques eólicos funcionando, cuatro más en proceso de conectarse a la red eléctrica y hay ocho proyectos adicionales.

Con la energía renovable se reducirían los costos de energía eléctrica y se evitaría la contaminación del medio ambiente, defendió el mandatario.

“Además del impacto económico que tiene esta decisión en energías renovables, nos importan los acuerdos y tratados internacionales a los cuales México se ha comprometido, las inversiones extranjeras que confían en México las ponen en incertidumbre”, dijo el Ejecutivo de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme.

En Coahuila funcionan cinco parques fotovoltaicos, dos eólicos, con capacidad de 1,505 megawatts (MW), con una inversión de 1,815 millones de dólares, pero lo más preocupante, ahondó, es que se estancan 23 proyectos, 18 fotovoltaicos y cinco eólicos con capacidad proyectada de 3,000 MW, a la par de una generación de 18,000 empleos directos.

Fase inicial

En Nuevo León, hay cuatro parques que están funcionando y tres en proceso, es una inversión aproximada de 1,800 millones de dólares, que generarían alrededor de 15,000 empleos en su fase inicial, comentó el gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez Calderón.

Los parques están instalados en los municipios de Bravo, Mina y Galeana, con la energía que producirían los siete parques abarcaría 70% del consumo de la zona metropolitana. Los que están pendientes son dos eólicos y uno fotovoltaico con una capacidad de 572 MW.

En Durango se estaría poniendo en riesgo la generación de 2,000 MW de energía renovable. El estado tiene cinco proyectos en operación, cuatro están por arrancar y 11 cumplen con todos los trámites y permisos, que representa una inversión de 2,000 millones de dólares, afirmó el mandatario José Rosas Aispuro.

Las medidas que planteó el Cenace ponen restricciones a las nuevas centrales de generación de energía limpia, ya que imposibilita la entrada en operación de las nuevas plantas.

Con 28 votos a favor de los diputados de MC, PAN, PT, Partido Verde y uno de Morena, el Congreso estatal aprobó una nueva deuda por 6,200 millones de pesos para Jalisco, que serán destinados a la realización de obras de infraestructura y programas de apoyo para la reactivación económica de la entidad tras la pandemia por Covid-19. De acuerdo con el dictamen aprobado la noche del viernes, el crédito se pagará en un plazo de 20 años, tiempo durante el cual, el estado pagará más de 6,500 millones de pesos de intereses por lo que, en el año 2040, la entidad habrá pagado 12,736 millones.

[email protected]