Guadalajara, Jal. Aunque a escala nacional la pandemia de Covid-19 ocasionó el cierre de 120,000 restaurantes y la pérdida de 400,000 empleos, en Jalisco únicamente cerraron 2,000, no obstante que el estado participa con 9% del total de la industria, afirmó el gobernador Enrique Alfaro Ramírez.

Al encabezar la ceremonia de toma de protesta de Mario Alberto Ávalos González como nuevo presidente de la delegación Jalisco de la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), el mandatario anticipó que en junio autoridades y empresarios realizarán una evaluación de la estrategia anual 2021 para la atención de la pandemia y la reactivación económica en la entidad, a fin de ajustar los aforos.

“Queremos que Jalisco siga reactivando su economía, pero cuidando la salud y la vida de los jaliscienses, es una fórmula que ha sido complicada de conciliar, pero ahora con el paso de las semanas hemos demostrado que, cuando se establecen reglas claras y estas reglas las cumplimos todos, podemos seguir adelante minimizando el riesgo”, subrayó.

“En este estado con los empresarios se dialoga, no simulamos un ejercicio de construcción de acuerdos”, puntualizó.

Según el presidente nacional de Canirac, Germán González Bernal, la industria restaurantera es uno de los sectores que más ha resentido el impacto económico por la pandemia.

“Antes de esta crisis de salud, en un año nuestra industria compraba 100,000 millones de pesos de insumos a productores nacionales; 56% provenía directamente del campo. Generábamos 5.6 millones de empleos directos e indirectos con una participación sobresaliente en el desarrollo económico del país. Éramos 2.2% del PIB nacional y 13% del PIB turístico”, detalló.

Por su parte, el nuevo presidente de Canirac Jalisco indicó que para retomar el nivel que tenía la industria en la entidad hasta antes de la pandemia, con 17,000 unidades económicas que generaban 67,000 empleos directos y aportaban 1.5% al PIB estatal, durante su gestión trabajará en tres ejes: profesionalización del sector mediante una escuela gastronómica, la consolidación de la industria a través de un enfoque de clústeres gastronómicos y la coordinación entre IP y autoridades. 

estados@eleconomista.mx