Cadenas comerciales, entre ellas Chedraui, S-Mart y Walmart, en Matamoros, Tamaulipas, acordaron con sus trabajadores otorgar el incremento de 20% al salario más un bono por las utilidades, no represalias y caja de ahorro, con el fin de calmar el ambiente laboral, el cual se agudizó esta semana tras el conflicto de las maquiladoras.

Julio César Almanza, vicepresidente de la zona noreste de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), explicó que los trabajadores de los supermercados que pertenecen al Sindicato Casas Comercio se habían sumado a la exigencia del resto de los empleados fronterizos de las maquiladoras, al realizar paros escalonados con el cierre de tiendas.

El también presidente de la Federación de Cámaras de Comercio en Tamaulipas mencionó que el conflicto surge derivado de una ley que implementa el actual gobierno federal y que sólo aplicaba para los que ganen un salario mínimo en la franja fronteriza; sin embargo, eso provocó la presión para exigir elevar los salarios generales.

Almanza sostuvo que la nueva ley laboral rompió con la armonía sindical presentada por años en la ciudad y ahora los envuelve una “crisis de psicosis laboral”, en donde empresas como Coca Cola, lecheras y otras también enfrentan demandas por el incremento de salarios.

El representante de los comerciantes establecidos en la frontera reveló que la revuelta laboral aumentó debido a “incitadores”, entre ellos abogados en materia laboral y trataban de convencer a los trabajadores en irse a huelga e incluso con boicotear a las tiendas para evitar la venta.

Pero por la tarde, el Sindicato Casas Comercio acordó con las tiendas elevar los salarios, con el compromiso de trabajar bajo un clima laboral en paz y no permitir que la productividad siga cayendo y la economía se desacelere.

Aunque falta que se sume Soriana, con sus cuatro tiendas que posee en el área, expuso.

Los empleados argumentaron que en los supermercados se eliminaron los bonos de asistencia, productividad y puntualidad, por ello la solicitud nueva era el aumento salarial de 20%, el bono anual de 32,000 pesos y reparto de utilidades en efectivo.

Aumentan las pérdidas

Almanza sostuvo que las pérdidas económicas que se acumulan desde el inicio este conflicto ascienden a 100 millones de dólares, pero lo grave es que las autoridades de los tres niveles de gobierno “se echan la bolita, sin asumir decisiones”.

El empresario destacó la importancia de la industria maquiladora en México como una generadora de desarrollo por 50 años, sobre todo en la zona fronteriza y empleadora de 90,000 fuentes laborales.

“Matamoros tenía una conquista sindical lograda hace 27 años, en donde tenía contratos diferentes al resto de la frontera, por ejemplo trabajan 40 horas y les pagan 48, además de bonos importantes y algunas otras clausuras a diferencia del resto del país”, recordó.

De hecho, gracias a que el Sindicato de Casas Comercio es tranquilo, considerado como blanco, es como se logró un acuerdo salarial con 1,300 empleados que lo componen.

[email protected]