Puebla, Pue. La temporada de ropa otoño-invierno dará “un respiro” en ventas a las maquiladoras en Puebla que esperan un repunte de 20%; sin embargo, no cambia la expectativa de una recuperación económica en más de 10 meses, sostuvo la Cámara Nacional de la Industria del Vestido (Canaive).   

Federico Carmona Ocañas, presidente del organismo región Puebla-Tlaxcala, explicó que las tiendas departamentales y de autoservicio están obligadas a tener prendas de temporada, las cuales, al reabrir tras casi cinco meses de confinamiento obligatorio, ahora requieren cambiar la mercancía.  

Indicó que las 360 empresas afiliadas, si bien están operando a 30 o 40% de su capacidad con base en las disposiciones sanitarias por la pandemia de Covid-19, no significa que dejen de tener pedidos, los cuales desde finales de agosto han tenido órdenes de compra en chamarras, abrigos, suéteres y accesorios para el frío.  

“Con esta temporada podemos mejorar las ventas en la recta final del año, pero las ganancias también se ocupan para ir pagando deudas en préstamos con bancos y a proveedores para poder producir”, expuso. 

Comentó que la ventaja de las grandes cadenas de tiendas en el país, es que realizan ventas online y aunque en las sucursales no hay gran afluencia por el control en el acceso de clientes para inhibir contagios de Covid-19, sí están teniendo demanda de productos mediante ese esquema. 

Mercancía rezagada  

Carmona Ocañas admitió que gran parte de la mercancía de la temporada primavera-verano se quedó parada al no ser recibida por la cancelación de pedidos, esto a consecuencia de la pandemia, pero que esperan se coloque a través de tiendas outlet.

Ahondó que los empresarios están conscientes de que la recuperación económica llevará tiempo, pero que el consumidor está acostumbrado a adquirir productos de temporada, con un gasto promedio de 4,000 a 5,000 pesos por año en ropa, lo cual puede ayudar, aunque esas compras también bajarán en esta ocasión para priorizar otras necesidades. 

Además, indicó que con El Buen Fin, que ahora durará 12 días en lugar de cuatro y se llevará a cabo en noviembre, hay confianza de que las ventas mejoren, porque las familias aprovechan las ofertas, las cuales son escasas en diciembre; sin embargo, la recuperación se podría llevar a cabo hasta que ver la respuesta  del mercado. 

Comentó que en las nueve ediciones anteriores hubo alta demanda de mercancía, cuyas órdenes de compra se daban desde junio para producir grandes cantidades, las cuales en esta ocasión no se presentaron por las limitaciones en capacidad de producción, porque están aplicando las medidas de sana distancia con el personal. 

estados@eleconomista.mx