Con el objetivo de atender la demanda e impulsar el dinamismo de las principales regiones y urbes económicas del país, Kansas City Southern (KCS) anunció que desarrollará el nuevo Centro de Distribución de Vehículos (CDV) Central Bajío, una terminal de origen y destino de última generación para el envío de vehículos terminados.

De acuerdo con el corporativo ferroviario, este proyecto se desarrollará en colaboración con Suministros Industriales Potosinos (SIPSA), operador de terminales logísticas en la región del Bajío, y con TransDevelopment Group (TDG), desarrollador de instalaciones de transporte especializadas.

El plan maestro contempla que este nuevo hub esté ubicado a 40 kilómetros al este de la ciudad de Querétaro (para la compañía es la urbe de más rápido crecimiento en México en el sector), a lo largo de la línea principal de KCS entre Monterrey y Lázaro Cárdenas, es decir, se construirá junto a la terminal de Transvase y Cross Dock de SIPSA, “la de mayor capacidad de su tipo en la red de KCS. Alrededor del área está el centro de fabricación de automóviles más grande de México”.

El proyecto tiene como metas que la capacidad sea de hasta 10,000 vehículos, así como la operación de un servicio de tren unitario y acceso directo de camiones a los principales mercados del país: la Ciudad de México, Guadalajara y toda la región del Bajío.

“Ubicada estratégicamente en la línea principal de KCS, y desarrollada, propiedad de y operada por SIPSA y TDG, el CDV atenderá la región del Bajío –que está en rápido crecimiento– y la fuerte demanda del área de la Ciudad de México”, se lee en el reporte emitido por la compañía.

“Este CDV mejora el acceso hacia y desde algunos de los mercados más importantes de México, como Guadalajara, León, Querétaro y San Luis Potosí”, añadió el vicepresidente Automotriz e Intermodal de KCS, Rodrigo Flores.

De acuerdo con el directivo, cuando este nuevo centro opere se potencializará por las terminales que hay en Toluca y Monterrey, ya que se generará una mayor red sólida automotriz.

Otro de los objetivos del proyecto es acelerar el tiempo de respuesta de los carros multinivel que realizan viajes de ida y vuelta entre Estados Unidos y México.

Importancia

Rodrigo Flores precisó que entre los motivos para elegir a la región Bajío como sede del proyecto destaca en primer lugar que concentra a nivel nacional muchas de las plantas ensambladoras automotrices, por lo que se necesita agregar más capacidad de conexión y reducir la actual congestión.

“El desarrollo del CDV Central Bajío agrega velocidad, capacidad y mercados (...) Es el destino perfecto para los movimientos de automóviles importados, desde los puertos al interior de México; y la nueva conexión de KCSM con el puerto de Veracruz hace que esta oportunidad sea aún mayor", destacó. 

Para el director de Suministros Industriales Potosinos, Xavier Zermeño, esta nueva terminal no solamente se encontrará en el corazón de la producción de automóviles en México, sino también aumentará las capacidades para incluir vehículos terminados.

“Vemos un gran potencial en el Bajío para los vehículos terminados. En nuestra instalación existente en Comonfort manejamos partes entrantes para plantas de ensamblaje a través de nuestros cross docks y vías de carga general, que también están disponibles para acomodar vehículos terminados durante la construcción del CDV Central Bajío”, ahondó.

En tanto, el gerente de Desarrollo senior de TDG, Alex MacGregor, recalcó que el Bajío cumple con todo lo necesario para implementar el proyecto, ya que cuenta con una industria consolidada.

“TDG ha estado desarrollando instalaciones para vehículos terminados en México durante casi 30 años y siempre hemos estado buscando un sitio de terminal automotriz que cumpla con todos los requisitos (...) Cuando comenzamos a trabajar en la iniciativa del CDV Central Bajío nos dimos cuenta de que ésta era la oportunidad perfecta”, refirió.

estados@eleconomista.mx