Cancún, QR. Un total de 76 investigadores, estudiantes y trabajadores de las cinco unidades de El Colegio de la Frontera Sur (Ecosur) se pronunciaron públicamente repudiando el ecocidio sucedido en Cancún por la construcción del proyecto Malecón Tajamar y emitieron un documento en que sustentan este estatus en el terreno.

El grupo de inconformes se pronunció por no dejar que las versiones oficiales se impongan e intenten sesgar los hechos tal como se presentaron, por lo que exigen que Tajamar sea considerado uno de los peores ecocidios en la región.

El manglar es importante porque sostiene gran parte de los servicios ambientales, biodiversidad y producción pesquera, por lo que, como obligación moral y profesional frente a este tipo de sucesos, en este documento se hace la denuncia a los particulares y a las diversas autoridades ambientales que permitieron o llevaron a cabo este ecocidio: Semarnat, Profepa, Semar, DGIRA, INEC, y Fonatur Sectur .

Asimismo, exigieron la suspensión definitiva del proyecto y la restauración y reforestación de la zona, comprometiendo al gobierno a que este tipo de atentados contra la sociedad y la naturaleza no vuelvan a ocurrir .

Explicación

En un amplio documento, el colegio explica que el manglar de Tajamar se ubicaba frente a la laguna Nichupté y era, hasta hace poco, uno de los remanentes de vegetación nativa que salvaguardaba especies en peligro de extinción, como cocodrilos, iguanas, aves, palma chit y los propios mangles.

En México la protección de los manglares se encuentra regulada en la Norma Oficial Mexicana 022-SEMARNAT-2003, en la Ley General de Bienes Nacionales; en la Ley General de Vida Silvestre, específicamente en sus artículos 60 TER y 99, y en la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente, concretamente en su artículo 28, Fracción IX.

En dichos marcos legales se establece la protección del manglar y de toda la unidad hidrológica (el manglar mismo, marismas y áreas terrestres adyacentes). En caso de cualquier afectación provocada a éstos, en el título Delitos contra el ambiente y la gestión ambiental , capítulo II De la biodiversidad , el artículo 420-Bis, fracción I del Código Penal Federal vigente, se establecen las sanciones respectivas , exponen.

Aseguran que se está violando la ley, puesto que, para la destrucción del manglar, la normatividad marca que la flora y la fauna tienen que ser reubicadas, cosa que no sucedió , aunque Fonatur explicó, en conferencia de prensa hace algunos días, que sí se realizó.

Esto es particularmente preocupante y contradictorio, sobre todo a unos meses de que se lleve a cabo en la ciudad de Cancún, Quintana Roo, la CoP 13 (Conferencia de las Partes) del Convenio sobre Diversidad Biológica, aseguran.

Privatización

También recordaron que en Cancún casi todos los espacios naturales, particularmente las playas, se encuentran destinados al capital privado y turismo internacional. Por ello, los espacios como el otrora manglar de Tajamar eran especialmente importantes y, aunque cada vez menos, son recreativos y de esparcimiento social.

Lo sucedido en Tajamar exhibe, una vez más, que el tipo de desarrollo actual se basa en la acumulación, despojo y devastación ambiental , concluye el documento.

De acuerdo con el Fondo Nacional del Turismo (Fonatur), de cancelarse definitivamente el proyecto, el gobierno federal podría pagar hasta 3,000 millones de pesos para resarcir los daños a las empresas afectadas.

Suma dos suspensiones provisionales

cancún, Qr. Dos suspensiones provisionales se suman ya en contra de la reanudación de obras en el Malecón Tajamar desde el ingreso de maquinaria pesada al complejo desde el pasado 16 de enero; mientras que un tercer amparo está pendiente de resolverse pero desde diciembre pasado.

En esa zona de Cancún, al menos 22 empresas, desde inmobiliarias, hoteleras, hasta comercializadoras, tienen detenidas sus inversiones por cuestiones ambientales.

Las más reciente suspensión provisional de las obras la otorgó el juez cuarto de distrito a un menor de edad, quien alegó su derecho a un medio ambiente sano.

Sin embargo, está pendiente la definición de la fecha de audiencia para determinar si se les otorga o no la suspensión definitiva.

El 19 de enero, el juez segundo de distrito otorgó una suspensión provisional a una ciudadana cancunense a efecto de que el estado del hábitat en Malecón se mantenga en tanto se define si se otorga o no la suspensión definitiva de cualquier tipo de acto que implique la ejecución de remoción de cualquier tipo de vegetación, así como el relleno con material pétreo en la zona de 58 hectáreas fraccionadas por el Fonatur, denominada Malecón Tajamar.

La audiencia del amparo del 19 de enero con número de expediente 86/2016 se difirió para el 2 febrero, mientras que la audiciencia constitucional es para el próximo 18 de febrero.

Otro recurso ganado, pero suspendido

El amparo más antiguo es el que ganaron 113 menores desde septiembre de 2015; primero logrando que el juez cuarto de distrito de Cancún les otorgara la suspensión definitiva de las obras en malecón Tajamar, logrando que se les reconociera el derecho a un medio ambiente sano, pero se les obligó a pagar fianza por 21 millones de pesos pues el juez alegó que en el caso había terceros afectados, que eran las 22 empresas compradoras de terrenos en Malecón Tajamar.

Ese recurso fue el que mantuvo detenidas las obras de desmonte hasta diciembre de 2015, en que el juez suspendió sus efectos porque los menores no pudieron pagar la fianza que impuso.

Aunque está pendiente un recurso de queja en contra de la fianza, la audiencia de este recurso está fechada para el 22 de febrero, ya que fue diferida durante esta semana.

[email protected]