Compras de vehículos no autorizadas y el pago a personas que no laboran en los ayuntamientos son de las principales observaciones que hizo la Entidad Superior de Fiscalización del Estado (ESFE) a las demarcaciones del semidesierto del estado.

En la revisión de la Cuenta Pública del 1 de octubre al 31 de diciembre del 2012 del municipio de Peñamiller, la ESFE determinó que la administración a cargo de Aldo García Rosales omitió administrar los recursos públicos con racionalidad, pues adquirió un vehículo por 594,400 pesos importe que representó 54.7% de los ingresos de gestión recaudados en el ejercicio fiscal del 2012 .

Determinó que se expidieron cheques de las cuentas bancarias del ayuntamiento, que fueron depositados en cuentas personales de servidores públicos, cónyuge y parientes consanguíneos de funcionarios de la administración municipal. Esto, por un monto total de 1.4 millones de pesos, cheques con los que presuntamente se pagaron apoyos, ayudas sociales, servicios generales, materiales y suministros y gastos a comprobar a empleados , revela el informe.

En el caso del municipio de Tolimán, la ESFE detectó que se incrementó el sueldo a 23 servidores públicos, entre ellos: un auxiliar de presidencia; un auxiliar de la dependencia encargada de las finanzas públicas; al titular y coordinador de la dependencia encargada de la prestación de servicios públicos; a un juez cívico; un secretario de gobierno; contralor; coordinador de Desarrollo Sustentable; los cuales van desde 3 a 154% , sin haber contado o solicitado la autorización a la administración local.

Asimismo, la ESFE detalla que la administración encabezada por Edgar Montes, realizó la compra de cuatro vehículos por 1.1 millones de pesos, de los que omitió fundar y motivar por escrito su proceder.

En el caso del municipio de Ezequiel Montes, la ESFE observó que el ayuntamiento, encabezado por Jorge Vega, otorgó prerrogativas por 50,000 pesos al síndico municipal, siendo que, tales recursos serán recibidos únicamente por los regidores del ayuntamiento.

Para la administración de Rodrigo Medina, alcalde de Cadereyta, la ESFE detectó que realizó pagos a nueve personas por 192,500 pesos, cuya relación laboral no está debidamente soportada, dado que no cuenta con la evidencia de que los trabajadores hayan asistido al desempeño de sus labores . Entre las más importantes.

arlene.patino@eleconomista.mx