Cancún, QR. La vicepresidenta del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET), Cristina Alcayaga Núñez, aseguró que es bienvenida la inversión hotelera para Cancún, “pero no se pueden soportar más cuartos si no vienen acompañados de infraestructura”.

“¿Qué va a pasar con el Grand Island?, porque ya no hay servicios, el gobierno municipal debe garantizar que si les otorgan los permisos de construcción, se dote de servicios a esos nuevos hoteles”, dijo.

La empresaria hotelera recordó que durante años se ha postergado la construcción del puente sobre la avenida Nichupté, el cual representa una propuesta de solución del congestionamiento vial en la zona hotelera de Cancún.

“Aunque hay la firme intención del gobierno de Quintana Roo por consolidar este proyecto a través de una Asociación Público Privada, la construcción del puente podría llevarse mucho tiempo; sin embargo, las soluciones que requiere Cancún son de mucho más corto plazo”, indicó.

“Más que todos los cuartos, lo más importante es que se construya ese puente, para que se pueda recibir más inversión, porque si no, estamos ahorcando esa zona. En horas pico es simplemente intransitable el bulevar Kukulcán”, añadió.

En caso de un huracán o de alguna contingencia, la única vía de evacuación es el bulevar Kukulcán, “entonces el gobierno municipal de Cancún antes de darle los permisos al Grand Island (complejo de 3,000 habitaciones y una inversión de 1,000 millones de dólares, una de las más grandes en materia turística en 30 años), debe garantizar que un proyecto de esta magnitud no venga a colapsar aún más la ya problematizada situación a la que se enfrentan diariamente todos los cancunenses que trabajan en la zona hotelera”, insistió la vicepresidenta del CNET.

Alta rentabilidad

En una entrevista previa, Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo en Quintana Roo, comentó que el crecimiento hotelero en Quintana Roo tiene como causa la alta rentabilidad que tienen los centros de hospedaje en el estado, derivado de las altas ocupaciones de los últimos años, a pesar de los retos que enfrenta la industria turística estatal por el sargazo, la inseguridad y el auge de las rentas vacacionales.

El gobierno del estado calcula que 16,000 nuevas habitaciones están en trámites o en fase de construcción en la zona norte, que implica no sólo la creación de nuevos empleos y la llegada de más capitales a la entidad, sino la obligación de reforzar esfuerzos y la inyección de recursos propios para mantener la presencia estatal en mercados internacionales, a través de campañas de promoción que permitan sostener el flujo actual de turistas calculado en más de 10 millones al año (considerando cruceros) e incrementar ese volumen para garantizar la ocupación de las nuevas habitaciones que se incorporan a las más de 100,000 con las que cuenta la entidad, refirió la funcionaria.

La zona hotelera de Cancún cuenta con 35,590 habitaciones y se estima que en los próximos dos años llegue a 41,790, pues están autorizados ya 6,200 cuartos nuevos.

[email protected]