La creación de ciudades inteligentes en México ayudará a la diversificación de actividades económicas, a fin de que si un sector cae, otro pueda compensar esa disminución y no se repitan los casos de Campeche y Tabasco, economías que apenas se recuperan tras la crisis petrolera. 

Por ende, la estrategia de diversificación económica mejorará la calidad de vida de los habitantes, afirmaron especialistas.

Durante el panel “El foco de una ciudad inteligente: las personas no la tecnología”, en el marco del segundo día de Smart Cities Exchange 2019, en el Centro Citibanamex, Adriana Torres Nava, directora corporativa de Innovación y Servicios Digitales de GINgroup, dijo que las smart cities son nichos de oportunidad que permiten que se impulsen actividades económicas, cuyo potencial anteriormente no fue contemplado.

“No hay duda de que las ciudades inteligentes o smart cities —que son aquellas que fueron planificadas y que cuentan con enfoque tecnológico y sustentable— permiten que haya una diversificación de actividades y mayores oportunidades laborales (...) Las ciudades tradicionales dan prioridad a determinados sectores laborales, pero con esta nueva innovación hay empresas que tienen mayores oportunidades de crecimiento”, enfatizó.

Sobre ello, enfatizó que actualmente las urbes del país se dedican a las actividades de comercio y servicios; sin embargo, señaló, las smart cities como organismos de cambio provocan que la industria manufacturera con enfoque 4.0, así como el sector energético, sean contemplados.

“Las ciudades inteligentes tienen necesidades diferentes y por ello provocan que se generen más giros laborales”, indicó Torres Nava.

Precisamente, en el panel “La naturaleza cambiante del trabajo y la ciudad inteligente”, Javier Allard Taboada, director de DG AMITI, enfatizó que si los gobiernos locales y las empresas comienzan a efectuar una planeación adecuada de desarrollo urbano y de smart cities, como efecto dominó se generarían clústeres, los cuales tendrían vocaciones nuevas.

“Hoy lo que vemos en términos de cuestión laboral es que hay un rezago en las ciudades, los habitantes se ven obligados a desarrollar determinadas actividades y también a aislarse, a no comunicarse con otras entidades. Las ciudades inteligentes hacen que sea más fácil crear clústeres regionales orientados a impulsar más actividades”, mencionó.

Allard Taboada puntualizó que la clave de esta transformación y diversificación de actividades se debe al papel tecnológico y a la política pública orientada a la sustentabilidad.

“Los grandes avances en materia de ciencia aplicados en las ciudades permitirán que sectores como la agroindustria tengan oportunidad de crecimiento, aquí también entra el interés al cuidado del medio ambiente”, refirió.

Por su parte, Andrea Escobedo, de la IBM, indicó que en los últimos años las empresas trasnacionales lo que piden es que en actividades, como en las manufactureras, se tenga un alto conocimiento de tecnología, por lo mismo, aseveró, con este cambio en planeación urbana se aceleraría el proceso en México de profesionalizar los puestos laborales.

“Hoy las empresas están pidiendo que los trabajadores estén más preparados y, por ello, se paga mejor. En México si se quieren desarrollar ciudades inteligentes, esto ayudaría a que la gente se capacite más y gane mejor”, señaló.

Profesionalización

Javier Allard expuso que para la diversificación de actividades económicas se necesita que también los centros de estudios cambien, ya que las empresas no pueden reconvertirse a falta de mano de obra especializada.

“Las ciudades inteligentes necesitarán más personal preparado y competitivo, pero para dar ese paso se tiene también que reconvertir los centros de estudios. Es una cadena de valor que debe verse transformada”, sostuvo.

Expresó que si la academia, al ver la llegada de las nuevas tecnologías, no da este paso, como consecuencia sucederá que las firmas actuales desaparezcan y que haya una alta tasa de desempleo.

“La clave para poder diversificar la economía, generar más empleos y profesionalizar es que debe haber un entendimiento sobre transformación digital”, explicó. 

Buscan potencializar la economía circular

Que las diversas entidades del país apuesten por modelos de desarrollo urbano y por las ciudades inteligentes podría garantizar la transición a una economía circular, afirmó Luis Aguirre Torres, presidente de Green Momentum.

Durante el Smart Cities Exchange 2019, explicó que actualmente las diversas ciudades de México están bajo un esquema de economía lineal, donde ya se están viviendo varias desventajas, destacando el desperdicio de recursos naturales, bajo dinamismo empresarial y estancamiento en generación de empleos. 

“Lo que estamos viendo es que por el actual modelo de economía lineal se están desperdiciando recursos naturales (…) El hecho de que se contemple un nuevo modelo de desarrollo urbano permitiría que México cuente con un modelo de economía circular”, enunció.

Sobre la forma en cómo las ciudades inteligentes permitirán esta transición, señaló que “hoy la tendencia a nivel global es que las ciudades inteligentes generen su propia energía y que todo lo que se produzca se vuelva a utilizar. Esto es la base de la economía circular. Las smart cities tienen nuevas necesidades y también por eso se crean nuevas fuentes de empleos”.

Aguirre Torres indicó que actualmente el principal reto para poder lograr este cambio es transformar las actuales políticas públicas, “las cuales se encuentran desconectadas de las nuevas necesidades, tenemos avance tecnológico, pero sí un retroceso normativo”. 

Detalló que por lo mismo se deben efectuar acciones a corto plazo para lograr un cambio profundo, el cual deben propiciar los gobiernos municipales y locales.

Hanna Vartto, de South Pole, enfatizó que se necesita un gobierno que funcione y liderazgo en la sociedad civil para que presione.

“Los casos más grandes de transformación social y de cambios de modelos económicos han sido por la colaboración entre la Iniciativa Privada, población y gobierno”, destacó.