Guadalajara, Jal. Debido a las condiciones de su mercado doméstico, 14 tratados comerciales internacionales y la conectividad tanto aérea como marítima a través del puerto de Manzanillo, Costa Rica representa una oportunidad de negocio tanto para exportadores como para inversionistas de los estados del occidente mexicano.

“El factor logístico de comunicación es fundamental y el hecho de que el puerto de Manzanillo sea un eje fundamental en la comunicación con el Pacífico de Centroamérica, el occidente de México se convierte en fundamental”, dijo a El Economista, Andrew Crawford Bolton, consejero comercial de la Embajada de Costa Rica en México.

“Si consideramos el peso que tiene el puerto de Manzanillo en el acceso de productos de comercio internacional en México, más esta facilidad que son rutas de siete días que se están estructurando en materia de comercio, o nueve días ya liberando cargas, eso hace que sea realmente muy atractivo”, explicó.

De acuerdo con el también director general de la Promotora de Comercio Exterior de Costa Rica (Procomer), en los últimos 16 años las inversiones mexicanas en el país centroamericano ascienden a 100 millones de dólares anuales en promedio, lo que demuestra que el país tico “se ha convertido en un espacio muy interesante para invertir”.

Crawford Bolton destacó que para exportadores e inversionistas locales, Costa Rica no sólo es atractivo por el consumo doméstico que suponen sus 5 millones de habitantes, sino que su plataforma de 14 tratados de libre comercio, “lo hace un país muy interesante para convertirlo en un gran hub de exportación a nivel global, ya que desde ahí se puede exportar a China, la Unión Europea, Sudamérica o el Caribe”.

Añadió que dicho mercado centroamericano es particularmente atractivo para sectores como construcción, ferretería, plásticos, hotelería, alimenticia, agroindustrial, textil y servicios financieros.

Asimismo, expuso que Costa Rica no solamente es atractivo para la exportación de productos sino también para la inversión de empresas que decidan establecerse allá, como ya lo hicieron Bimbo y Grupo Carso, o las de menor tamaño como las franquicias El Fogoncito, KidZania y la jalisciense Todo para sus pies.

Negocios

Andrew Crawford anticipó que del 24 al 28 de septiembre próximos se realizará en Costa Rica la Macro Rueda de Negocios 2018, en la que los empresarios asistentes pueden conocer el clima de negocios de ese país, las empresas mexicanas que se han consolidado allá y la posibilidad de entrevistarse con compradores de más de 40 países que participarán en la vigésima edición del encuentro.

“No es una feria, es una junta de negocios, una reunión de trabajo en que lo que hacemos es levantar un menú de necesidades específicas, de intereses por empresario y lo traducimos en una sesión de trabajo muy efectiva”, señaló el director general de Procomer, quien añadió que la representación comercial que encabeza facilita hospedaje y alimentos a los empresarios mexicanos interesados en participar.

estados@eleconomista.mx