Monterrey, NL. Los sectores de bienes raíces y vivienda de Nuevo León exigieron mayor seguridad a las autoridades, ya que más de 30 constructoras han sido víctimas de la delincuencia organizada, lo cual ha generado pérdidas cuantiosas.

El presidente de la Cámara de Propietarios de Bienes Raíces, Roberto Ortiz, y el presidente de la Cámara Nacional de Vivienda (Canadevi) de Nuevo León, Rodrigo de León, coincidieron en que la inseguridad es uno de los principales problemas que tienen como industria.

Denuncias presentadas ante los juzgados locales, que son del conocimiento de la Procuraduría de Justicia de la entidad, los delincuentes han robado camiones enteros cargados con varilla y camiones revolvedores de cemento.

El Presidente de la Canadevi sostuvo que los constructores de vivienda se enfrentan al robo de materiales de construcción en sus bodegas y en las obras.

Detalló que los delincuentes han hurtado materiales como varilla, cemento y cables eléctricos de cobre, que son muy bien pagados, externó.

La Canadevi de Nuevo León agrupa a 80 grandes empresas constructoras de vivienda.

INMUEBLES LUCEN VACÍOS

El fenómeno de la inseguridad ha provocado una caída de hasta 30% en el valor de las propiedades en diversas zonas residenciales del área metropolitana.

También se ha reflejado en la desocupación de más de 25,000 locales en renta para uso comercial, ante el incremento en el robo a negocios, principalmente en municipios como Apodaca, Guadalupe, San Nicolás, Juárez, Escobedo y la capital del estado.

atorres@eleconomista.com.mx