Puebla, Pue. Durante la pandemia de Covid-19 las obras privadas han ayudado a subsistir a los constructores locales; sin embargo, es urgente trabajar en el proceso de reactivación económica con el desarrollo de proyectos públicos por parte de las autoridades, sostuvo el presidente de la Agrupación de Constructores Empresarios (Acoem) Siglo XXI, José Alfredo Vega Herrera.

Refirió que las afectaciones causadas por la contingencia sanitaria son severas, y la expectativa de recuperación económica es a un año, no obstante, dependen de que se detone la obra pública en los tres niveles de gobierno.

A lo largo del año pasado, expuso, el municipio de Puebla invirtió 1,300 millones de pesos en obra pública con recursos propios, y contribuyó a evitar la quiebra de pequeñas y medianas empresas socias.

Indicó que los integrantes de este sector confían en que, a pesar de que este 2021 es un año electoral, se ejecuten obras públicas a favor de los habitantes de la entidad poblana.

El ayuntamiento de la capital, dijo, comenzó a distribuir las obras públicas en distintos proyectos durante este año y con ello, la reactivación del sector de la construcción.

Mayor apertura

Asimismo, Vega Herrera pidió mayor apertura y oportunidades para quienes forman parte del sector local, limitando la participación de empresas foráneas a fin de que no ocurra lo mismo que en otros años, “cuando los constructores poblanos eran relegados en proyectos por firmas de otros estados”.

“Tan sólo en nuestra entidad las afectaciones que se cuantificaron al cierre del 2020, era una caída de 50%, además de la pérdida de entre 10,000 y 12,000 empleos directos, pues recordemos que en los procesos de construcción intervienen desde los ingenieros y arquitectos, así como profesionales con diferentes oficios como albañiles, plomeros, herreros, electricistas, etcétera”, expuso.

En este contexto, puntualizó la necesidad de que las autoridades de los diferentes niveles de gobierno puedan establecer, de manera coordinada con quienes integran el ramo de la construcción, un plan estratégico para atomizar la obra pública en todo el estado.

A la par, agregó, espera que se empiecen a recuperar los empleos que hacen falta, los cuales se vieron recortados al haber sequía de obra pública, esto propiciado por la reducción de las actividades no esenciales durante el año pasado, cuando se presentó el confinamiento de cinco meses debido a la pandemia.

estados@eleconomista.mx