Guadalajara, Jal. La inflación provocada por el alza en la mayoría de los insumos, y el inminente aumento en las tasas de interés para contrarrestarla, golpearán a la industria de la construcción, principalmente a los desarrolladores de vivienda, anticipó el presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC) en Jalisco, Carlos del Río.

“Los posibles incrementos en las tasas de interés pueden generar algún efecto adverso para el sector de la construcción ya que, sobre todo, los créditos hipotecarios y la compra de inmuebles se empieza a complicar”, indicó.

Del Río Madrigal detalló que sólo el acero aumentó 100% su precio en el último año, aunque el alza, dijo, se presentó en casi todos los insumos que emplea la industria como el cemento, el concreto y la madera.

“El precio de los combustibles también impacta directamente a la industria de la construcción por los fletes y los acarreos”, señaló.

Pese a que advirtió que el 2022 será un año con “grandes retos por delante”, el presidente de CMIC Jalisco descartó la cancelación de los principales proyectos de inversión tanto pública como privada.

Recordó que, para este año, el gobierno estatal ejercerá una “inversión histórica” en obra pública por 14,800 millones de pesos, cifra que ayudaría a amortiguar la caída en el presupuesto federal y la baja en la inversión privada.

“En inversión privada, hemos estado hablando con los inversionistas y, de hecho, algunos ya están planeando retomar sus inversiones, ahora hay que ver cómo se comporta el tema de las tasas de interés, pero ellos están analizando sus planes de inversión ya tomando en cuenta estas posibles contingencias”, sostuvo. 

Por lo pronto, dijo, a pesar de la ola de contagios de Covid-19 y la llegada de la nueva variante Ómicron, hasta ahora la contingencia sanitaria no ha afectado a la industria.

El presidente de CMIC fue entrevistado en el marco de la entrega del Distintivo ESR (Empresa Socialmente Responsable) a 23 constructoras afiliadas a la cámara.

estados@eleconomista.mx