Si bien la rama de servicios para empresas, personas y el hogar hiló en septiembre siete meses con pérdidas laborales a nivel nacional, cuatro sectores mostraron dinamismo tras la finalización de la jornada de sana distancia para evitar la propagación del Covid-19: industrias de la transformación, construcción, comercio y transportes y comunicaciones.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, durante septiembre se crearon, en términos mensuales, 113,850 empleos formales en México. La construcción se erigió como el agregado, de un total de nueve, con mejor comportamiento, al registrar cuatro meses consecutivos con saldos positivos: 98,053 trabajadores asegurados dados de alta en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en junio, 28,039 en julio, 33,345 en agosto y 20,518 en septiembre.

Los otros tres sectores comenzaron su repunte en julio, mes en el cual se generaron 48,367 plazas en industrias de la transformación, 861 en transportes y comunicaciones y 4,105 en comercio; en agosto fueron 41,518, 4,012 y 5,211, y en septiembre, las altas ascendieron a 43,743, 6,436 y 3,598, respectivamente.

En construcción, que a partir de junio se consideró actividad esencial, la continuación de su tendencia ascendente durante septiembre derivó de que 24 entidades crearon trabajos, destacando la Ciudad de México en primer lugar con 6,334 empleos nuevos, situación que demuestra que su plan de reactivación económica enfocado en este sector ya está dando sus primeros frutos.

De hecho, la capital también se ubica en la cima en el acumulado enero-septiembre de esta industria (7,309), aunque su saldo total en todos los sectores da una merma de 221,411 bajas, siendo la entidad con mayor afectación por la pandemia.

Detrás de la Ciudad de México, en septiembre, se colocaron Nuevo León (2,335 empleos), Sonora (1,386), Tabasco (1,359) y Quintana Roo (1,111); mientras las mayores pérdidas se dieron en Chiapas (779), Morelos (195) y Puebla (147).

En industrias de transformación, cuyo pilar es la fabricación de equipo de transporte (también en junio ya operó como actividad esencial, pero con bajos niveles de producción – en cada estado varió la fecha de reapertura según sus índices epidemiológicos –), las entidades con mayor generación de trabajos formales, de las 25 en terrenos positivos, fueron Nuevo León (7,738), Baja California (6,167) y Chihuahua (5,259); las bajas más pronunciadas se observaron en Michoacán (1,053) y Sinaloa (1,512).

Para el sector comercio, uno de los más perjudicados por el total confinamiento y paro de actividades en abril y mayo, el dinamismo en creación de trabajos tras concluir la jornada de sana distancia derivó a que 22 estados dieron altas en el noveno mes del 2020, resaltando Nuevo León (1,369 nuevas plazas respecto a agosto); Tamaulipas obtuvo el mayor número de bajas en el IMSS (1,362).

Por último, en transportes y comunicaciones, rama particularmente enfocada en operaciones logísticas, 21 gobiernos locales generaron puestos, sobresaliendo Estado de México (3,230) y Ciudad de México (606), los mayores motores económicos del país. Guerrero presentó la merma más pronunciada (453).

Otras ramas

Otros sectores que contribuyeron a la generación mensual de 113,850 empleos formales en septiembre a nivel nacional fueron agricultura, ganadería, silvicultura, pesca y caza (25,449); industrias extractivas – junto con fabricación de equipo de transporte y construcción ya operaron como actividades esenciales en junio – (446), y servicios sociales y comunales (17,583).

Todas estas ramas económicas registran dos meses al hilo con saldos positivos en materia laboral.

Al otro extremo, tuvieron destrucción de trabajos la industria eléctrica y captación y suministro de agua potables (788) y servicios para empresas, personas y el hogar (3,135); este último sector lleva siete meses consecutivos con bajas.

Insuficiente

Sin embargo, el comportamiento ascendente en los meses de agosto y septiembre aún es insuficiente, ya que en el periodo enero-septiembre del año en curso la pérdida nacional llegó a 719,250 trabajadores asegurados en el IMSS.

Solamente dos ramas exhiben saldos positivos en el acumulado: servicios sociales y comunales (41,894) e industria eléctrica y captación y suministro de agua potable (234). Ambas se consideraron esenciales desde que inició la contingencia sanitaria, y más servicios sociales y comunales, que incluye al sector salud.

La mayor pérdida fue en servicios para empresas, personas y el hogar (472,356).

Por entidad, los líderes fueron BC en transformación (32,454) y actividades primarias (6,857); Sinaloa en extractivas (542); CDMX en construcción (7,309) y servicios sociales (7,139); Michoacán en industria eléctrica y agua potable (528); Querétaro en comercio (2,255); Edomex en transportes y comunicaciones (8,293); Aguascalientes en servicios para empresas, personas y el hogar (5,389).