Al inicio de este año, el consumo privado perdió dinamismo en la mayoría de las entidades federativas del país, particularmente, en las dependientes del sector petrolero.

Así, en enero del 2017, los ingresos por suministro de bienes y servicios del comercio al por menor, indicador del consumo privado, desaceleraron en 19 estados, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

De este grupo, destacan Hidalgo (tasa anual de 72.4% en enero del 2016 a 0.6% en igual periodo de este año), Durango (de 62.5 a 0.5%), Michoacán (47.2 a 1.8%), Nuevo León (de 21.6 a 1.4%) y Querétaro (de 26.2 a 8.2%).

También se encuentran Chiapas (de 36.1 a 22.4%), Ciudad de México (18.8 a 7.1%), Chihuahua (de 13.1 a 3.7%), Estado de México (de 21.3 a 13.6%) y Puebla (13.7 a 7.6%).

Las cifras de los ingresos sugieren una disminución del consumo privado en enero. El aumento en los precios de gasolinas sería uno de los factores que más incidieron de manera negativa sobre la demanda de consumo al inicio del año, de acuerdo a un reporte de Banamex, en el cual se indica que las cifras del comercio minorista respaldan su previsión de una desaceleración del consumo privado en el primer trimestre del 2017.

Por su parte, el analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria, Kristobal Meléndez, refirió que algunas entidades se han visto perjudicadas por el tipo de cambio, como la Ciudad de México, ya que el consumo a veces se da por productos de importación, por lo que incrementan sus precios y, por tanto, disminuye la venta.

En el caso de la capital del país, el especialista del Tecnológico de Monterrey, Raymundo Tenorio, agregó que la desaceleración también se debe a que las autoridades locales han buscado formalizar a los pequeños establecimientos sin obtener éxito. También a que estos establecimientos surgen en nichos de servicios donde hay mucha competencia, por lo que no duran más de dos años.

Merma en sector de hidrocarburos

Además, cinco entidades registraron caídas anuales en sus ingresos minoristas, con previa variación positiva en enero del 2016: Guerrero (de 55.8 a -11.4%), Tabasco (28.2 a -7.6%), Campeche (de 18.5 a -12.0%), Veracruz (de 10.0 a -3.2%) y Yucatán (de 8.0 a -0.3%).

Al respecto, Kristobal Meléndez expresó que esta disminución en Campeche, Tabasco y Veracruz corresponde a que son estados petroleros, los cuales han tenido un retroceso importante en su actividad industrial en los últimos años que se ha visto reflejado en otros sectores como el comercio minorista.

En tanto, Raymundo Tenorio añadió que cientos de personas que eran propietarias de pequeños negocios salieron de estas entidades y migraron a otras partes de la República, debido al descenso en la ocupación, por lo que tuvieron que cerrar sus empresas.

Al bajar sensiblemente el consumo al por menor en esos puntos de venta, los negocios tuvieron que cerrar. Es el efecto en la caída de número de consumidores y en el valor y volumen de lo que consumen .

Aceleración

El indicador del consumo privado de Sonora mostró un crecimiento anual de 14.2% al inicio de este 2017, aunque un año antes exhibió una caída de 3.3 por ciento.

Diferente a este comportamiento, los ingresos del sector minorista aceleraron en siete estados: Colima (de 15.5 a 16.7%), Baja California (de 13.0 a 14.6%), San Luis Potosí (de 18.3 a 21.4%), Zacatecas (de 8.8 a 14.9%), Quintana Roo (9.4 a 21.8%), Sinaloa (de 7.4 a 24.6%) y Baja California Sur (de 4.0 a 31.3%).

El especialista del Tecnológico de Monterrey comentó que lo que ha hecho crecer al comercio al por menor en algunas de estas entidades es que las llamadas zonas conurbadas han aumentado y, con ello, surgen pequeños negocios; es decir, nacen como unidades económicas establecidas, pero con alguna condición de informalidad.

ilse.becerril@eleconomista.mx