El mercado inmobiliario industrial de Ciudad Juárez y Tijuana cuenta con mayores oportunidades de crecimiento para los próximos años, esto derivado del comportamiento que se registró en el 2021, aseguró la firma Newmark.

La compañía detalló que la estimación también obedece a que durante el año pasado las grandes empresas industriales presentaron un enorme interés para crecer en estas dos urbes de la frontera de México con Estados Unidos, no solamente por la ubicación geográfica sino también por la detonación de infraestructura.

Precisamente Ciudad Juárez en Chihuahua está atrayendo a varias compañías por la facilidad de acceso que tiene a los Estados Unidos, por ejemplo, cuenta con el puente Zaragoza, adyacente al parque industrial Río Bravo, en el corredor sureste.

Otra ventaja de la infraestructura de esta ciudad norteña es la ubicación del aeropuerto y su proximidad a varios parques industriales, incluyendo Panamericana, Aerojuarez y FINSA Aeropuerto.

De acuerdo con el reporte correspondiente al cuarto trimestre del 2021 del mercado industrial en Ciudad Juárez, durante el cierre del 2021 esta urbe vio una de las absorciones más altas desde el 2018, a la par, aún con poca construcción especulativa, se registró una actividad sana.

En cuanto a oferta de tierra, de los siete corredores industriales que se evalúan en Ciudad Juárez (Central, Norte, Oriente, Poniente, San Jerónimo, Sur, Sureste y Suroeste), el Sur presentó la mayor disponibilidad. La tasa de disponibilidad se reportó en 0.8%, la más baja del mercado en años recientes dada a poca construcción especulativa.

Sobre las condiciones actuales, los precios promedio de salida han mantenido un alza estable, igual que otras ciudades fronterizas, llegando a 4.84 dólares por metro cuadrado al mes en el sur de la ciudad. Asimismo, se esperan incrementos en construcciones y operaciones tipo BTS en la primera mitad del 2022.

En tanto, Newmark aseguró que el sur de la ciudad de Tijuana cada vez se vuelve más atractivo para las nuevas inversiones, gracias al Boulevard. 2000 y su acceso rápido a Tecate, Rosarito y la garita comercial de Otay.

“Veremos un crecimiento de la huella industrial en el área del Alamar en los próximos años. Con la operación ancla de Amazon y otras empresas de nivel mundial como Jabil y XB Fullfilment, esta zona se ha vuelto muy cotizada, pero veremos un incremento en su demanda con el nuevo cruce fronterizo OTAY II, que se pronostica inicie operaciones entre finales del 2024 e inicios del 2025”, destacó el reporte del cuarto trimestre del 2021 del mercado industrial en Baja California.

A la par, se prevé que se vayan a generar nuevos sub-mercados en zonas de Tijuana que previamente no tenían desarrollos; esto obedece a que la absorción bajó por la alta demanda que hay ante tan poca disponibilidad de espacios, mientras los precios se mantienen al alza y la construcción actual solo puede intentar alcanzar los requerimientos.

Inventario

El corredor Otay-Alamar de Tijuana cerró el 2021 con el mayor inventario (2.1 millones de metros cuadrados) y una ocupación de 100%; la construcción siguió concentrada en el Florido-Blvd 2000 con más de 196,000 metros cuadrados en proceso de edificación y otros 100,000 que iniciaron obra a finales del 2021.

Se proyecta que los nuevos proyectos estén listos hasta el segundo trimestre del 2022, por lo cual se observará una baja absorción.

“Tijuana se encuentra en una situación particular: con la frontera de Estados Unidos al norte, el océano pacifico al oeste y la única dirección para expansión sigue siendo el sureste de la ciudad. Los desarrolladores nuevos continúan enfocando su inversión en edificios build-to-spec Clase A”, refirió el análisis publicado.

Las rentas de espacios industriales continúan en ascenso por toda la ciudad, con algunos precios de salida llegando a los 7 dólares por metro cuadrado en el este de Tijuana. Mientras que la venta de terrenos industriales se mantiene en un rango entre 120 y 150 dólares por metro cuadrado promedio, “lo cual ha llevado al interés por renta por parte de particulares”.

estados@eleconomista.mx