Querétaro, Qro. Tras un año y un mes de cierres constantes en bares y centros nocturnos del estado, al menos 31 establecimientos han cerrado de manera definitiva, se trata de 41.3% de los cerca de 75 negocios que estaban afiliados a la Asociación de Empresarios y Trabajadores de Discotecas, Bares y Entretenimiento de Querétaro.

El cierre de estos negocios implica la pérdida de aproximadamente 3,500 empleos que dependían de la apertura total de los negocios, expuso el presidente de la asociación, Emilio Lugo García.

Después del cierre, algunos empresarios estudian la posibilidad de abrir mediante otro giro, analizando incursionar en el sector restaurantero.

Actualmente el estado está en Escenario epidemiológico B –regulación estatal–, en el cual los bares pueden abrir con dos restricciones: cierre máximo a las 22:00 horas y aforo máximo de 30% de su capacidad.

Las condiciones vigentes de apertura, expuso, no han sido benéficas para los establecimientos con estos giros, debido a que dependen del consumo durante la noche y madrugada, situación que ha derivado en el cierre de aquellos negocios cuyas condiciones financieras se vieron rebasadas por la falta de ingresos.

“Ya van 31 lugares cerrados (…) Algunos buscan cambiar a giro de restaurantes. (El resto de los negocios) están totalmente en números rojos, en crisis, porque deben pagar adeudos y tratan de mantener su negocio porque creemos que pueda darse una apertura”, destacó.

Los demás negocios, dijo, están a la expectativa de que en próximos días haya cambio en las restricciones de movilidad y se flexibilicen al punto de tener una ampliación en el horario de cierre y en el porcentaje de foro.

“Es un respiro para nosotros (la expectativa de mayor apertura), es buscar ese escenario que sería para nosotros un mejor aprovechamiento de horario y crear algo que nos traiga el beneficio económico a todo el sector. Ya con las mesas de trabajo y detonando el sector estamos a una o dos semanas de que esto cambie. El problema no es cambiar y regresar, sino mantenerlo, es un trabajo intenso de mantener todos los protocolos”, destacó.

El empresario confió en que el nivel de contagio se mantenga a la baja después de la temporada vacacional, y que el proceso de vacunación en adultos mayores también tenga un impacto positivo, condiciones que facilitarían permanecer en un mejor escenario.

Efectos del periodo vacacional

El vocero organizacional, Rafael López González, planteó que si posterior al periodo vacacional de Semana Santa se mantienen a la baja los indicadores epidemiológicos del estado, podrían realizarse nuevos anuncios que implicarían la apertura de más unidades económicas, por lo que hizo un llamado a la población a seguir actuando con apego a los protocolos sanitarios para evitar contagios por Covid-19.

Por ahora, en el sistema de medición estatal Querétaro se sitúa en los parámetros del Escenario B, que implica una movilidad modulada, mientras que en el semáforo federal se mantiene en color naranja, ambos estándares fijados al menos al 11 de abril.

Sin embargo, el Índice de Modulación –que emite el gobierno estatal– precisa que en términos generales el fenómeno epidémico comienza a crecer y los primeros efectos de Semana Santa empiezan a observarse.

El 7 de abril, en el estado se incorporaron 220 nuevos casos de contagios, es decir, por encima de los 135 sumados en el día previo, también se registraron 13 defunciones de personas a causa de la enfermedad. En total, la entidad acumula 63,058 contagios y 4,414 defunciones desde el inicio de la pandemia.

estados@eleconomista.mx