Puebla, Pue. La Asociación de Centros Comerciales de Puebla (Acecop) abrirá espacios a los empresarios del Centro Histórico que no han podido retomar sus actividades porque siguen las reparaciones de sus locales debido al sismo del 19 de septiembre.

Andrés de la Luz Espinosa, presidente del organismo, mencionó que en cuatro complejos (Palmas Plaza, Plaza Dorada, Terminal de Autobuses Capu y Las Ánimas) existe la disposición de apoyar sobre todo a quienes se encuentran en situación económica difícil.

Comentó que al menos 10 comerciantes son los que han solicitado el apoyo de espacios, “pero la realidad es que podemos apoyar a un poco más, siempre y cuando tengamos la disposición de locales, por ello es que estamos dando prioridad a quienes se encuentran en números rojos, porque se paralizaron sus actividades”.

De acuerdo con el ayuntamiento de Puebla, de 3,000 negocios que se encuentran en el primer cuadro de la ciudad, sólo 10% tuvo daños considerables, por lo que están cerrados y en proceso de reparación.

El presidente de la Acecop puntualizó que será momentáneo, pero si hay alguien más que desee espacio, se puede acercar y le darán opciones para que puedan tener ventas y, con ello, puedan pagar a sus empleados.

Comentó que un comerciante, en cualquier circunstancia, no puede parar más de cinco días, ya que eso representa pérdidas, situación que en el caso de los que se vieron afectados por el sismo sobrepasaron el límite de receso y necesitan con urgencia retomar sus actividades.

Piden reabrir circulación

Por otro lado, el presidente del Consejo de Comerciantes del Centro Histórico, José Juan Ayala Vázquez, solicitó que las unidades del transporte público vuelvan a circular por las calles autorizadas.

De lo contrario, afirmó, podrían ocasionar afectaciones severas a sus 1,200 negocios afiliados durante el primer trimestre del 2018, ya que a partir del Buen Fin, que será a mediados de noviembre, inicia la temporada de ventas altas.

Consideró que las autoridades podrían permitir temporalmente el paso de unidades “pequeñas” de transporte, para que lleguen los compradores.

“Lo que nos ha impactado económicamente es la falta de paso de transporte público. Si no se regresan las unidades, nosotros creemos que alrededor de 1,200 comercios estarían en problemas muy severos a partir de marzo”, comentó.