Puebla, Pue. El titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (SDR), Pedro Adalberto González Hernández, aseveró que la caída de ceniza del volcán Popocatépetl ha servido como abono a las 20,000 hectáreas de cultivos que se siembran en las poblaciones que están en las faldas del coloso, ya que mejora su rendimiento y nutrientes.

Comentó que la caída moderada de residuos volcánicos, desde mediados de abril cuando se cambio a semáforo amarillo fase tres respecto a la actividad del cráter, ha significado beneficios para las cosechas de fríjol, maíz, hortalizas y frutales en beneficio de poco más de 5,000 campesinos.

El responsable del agro poblano explicó que estas hectáreas representan el 2% del millón que son sembradas en toda la entidad.

Mencionó que el Popocatépetl ha sido benévolo con los cultivos en las poblaciones de San Pedro Benito Juárez, Xalitzintla, Nealticán, Tochimilco, San Nicolás de los Ranchos, Tecuanipan y Calpan, los más cercanos a la zona de riesgo que comprende un radio de 12 kilómetros.

Puntualizó que en grandes cantidades la ceniza sí afectaría a las plantaciones, lo cual hasta el momento no ha ocurrido pese a que en algunas ocasiones se tuvo registro de mayor actividad del cráter con exhalaciones constantes.

González Hernández dijo que estos beneficios de los residuos volcánicos como abono se notarán a mediano y largo plazo, es decir, de cuatro a cinco años sería cuando se noten los rendimientos en los cultivos.

Respecto al ganado, destacó que los 40,597 animales censadas en estas poblaciones, como son bovinos, caprinos, porcinos, equinos y ovinos, fueron vacunados para que no padezcan enfermedad alguna al estar expuestos a la ceniza y que se alimentan gran parte de los pastizales a campo abierto.

Asimismo, pidió a los productores ganaderos que sus forrajes y zonas de pozos los tengan cubiertos para evitar exceso de polvo emanado del volcán.

miguel.hernandez@eleconomista.mx