Este jueves, el Gobierno de la Ciudad de México definirá la licitación por la cual se elegirá a la empresa que se encargue de la emisión de vales de despensa (tarjetas o papel) para 350,000 de sus burócratas, los cuales obtienen este beneficio como prestación de fin de año.

Según información obtenida por El Economista, dicha licitación será por un monto cercano a 3,400 millones de pesos, y en ella compiten seis participantes: Pagatodo, Sí Vale, Efectivale, Toka, Broxel y Happy Vale.

Además, los vales deberán ser aceptados en al menos tres de las siguientes cuatro tiendas: Chedraui, Soriana, Walmart y Grupo La Comer.

Para las valeras esta licitación es de demasiada importancia, por el monto del contrato adjudicado.

Transparencia

Hace algunos días, la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo, advirtió que este proceso será más transparente respecto al de la anterior administración, pues hay una empresa, de la cual no mencionó nombre, que ha ganado dicho contrato en los últimos años, lo que da indicio de un “negociazo para unos cuantos”.

Ahí había un negociazo, pero tremendo, en la licitación de vales, tenían un negocio, participaba prácticamente siempre la misma empresa”, declaró hace algunas semanas la jefa de Gobierno.

“Entonces ahora se abrió, es una licitación, es abierta y se está escogiendo la que sea la mejor opción”, agregó.

Piden candados

Aunque dicha licitación cuenta con algunos candados, por ejemplo, que se contrate a una empresa de traslado de valores para dispersión y entrega de los vales de despensa, algunos participantes piden más certeza en las exigencias.

Según un directivo de una empresa que participa en la licitación y que pidió que no se mencione su nombre para no afectar el proceso, es necesario que los participantes comprueben que obtuvieron su certificación como emisores de vales ante el Servicio de Administración Tributaria desde hace más de un año.

En ese sentido, también se requiere que el objeto social de ellos sea el de la emisión de vales, ya sea en tarjetas o en papel, y que se permita al trabajador usar su prestación como él decida.

[email protected]