Puebla, Pue. El Consejo Coordinador Empresarial (CCE) local puso en duda que en lo que resta del segundo semestre puedan invertir alrededor de 1,500 millones de pesos debido al alza de contagios de Covid-19, lo que igual impedirá que se generen 1,500 empleos directos.

Ignacio Alarcón Rodríguez Pacheco, presidente del organismo en Puebla, recordó que ese monto forma parte del plan de inversiones por 4,000 millones de pesos que tenían pendiente desde el 2020 algunas empresas afiliadas de los sectores inmobiliario, industrial, agroindustrial, del campo, comercio y construcción de centros comerciales.

Comentó que los empresarios estaban confiados de que la pandemia iría a la baja durante esta segunda mitad del presente año; sin embargo, hubo un revés con la tercera ola de contagios, por lo que ahora deberán esperar hasta finales de agosto próximo para ver si los casos disminuyen y si existen las condiciones para trabajar. 

Esperábamos que no se dispararan los contagios, pero en los últimos días vemos que se reportan más de 100 casos positivos diarios y eso preocupa a los inversionistas, porque es demasiado riesgoso iniciar obras y luego tener que suspenderlas, sobre todo si Puebla baja a semáforo rojo del Covid-19, estando en color naranja actualmente”, dijo.

Recordó que en el 2019 traían una inversión de 7,000 millones de pesos, de los cuales se aplicaron 3,000 millones en ese año, pero llegó la pandemia en el 2020 y todo se detuvo. 

Sin embargo, dijo, como algunas obras venían encaminadas, aún se pueden aplicar 1,500 millones y los 2,500 millones restantes se mantendrán en stand by, pero “no sabemos qué vaya a pasar en las próximas semanas”. 

Recuperación económica

Alarcón Rodríguez dijo que, de cualquier forma, el CCE poblano sigue haciendo la labor de buscar atraer inversiones, no sólo del extranjero, sino de otras partes del país, habiendo realizado una visita en junio pasado a Baja California para reunirse con socios del organismo homólogo de esa entidad. 

El resultado de esa visita fue atraer inversiones de los rubros hospitalarios, inmobiliarios y vitivinícolas al proyectarse alrededor de 700 millones de pesos, pero falta que los empresarios de Baja California hagan una visita al territorio poblano para conocer el mercado y que se concreten quizá para principios del 2022. 

Destacó que la Iniciativa Privada está haciendo un esfuerzo para darle celeridad a la recuperación económica, pero no está en manos de ellos propiciarla, ya que también las autoridades estatales y los municipios, sobre todo de la zona metropolitana donde están las industrias más importantes como es Volkswagen, deben hacer su papel de generar una promoción constante de las ventajas que ofrece Puebla a las empresas nacionales y extranjeras. 

estados@eleconomista.mx

kg