Cancún, QR. El ejido de Bacalar otorgó al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) la anuencia para la realización de estudios técnicos del Tren Maya en sólo 6 hectáreas comunales que incluyen los terrenos de la estación ferroviaria y el derecho de vía.

Luis Chimal Balam, comisario ejidal de Bacalar, aseguró que el Fonatur les solicitó posteriormente ampliar la anuencia a una zona de 1,000 hectáreas dentro del ejido, pero dijo que la asamblea se ha rehusado.

En las negociaciones, el ejido ha puesto sobre la mesa una contrapropuesta que consiste en pedirle al Fonatur apoyarlo para gestionar el cambio de uso de suelo sobre una superficie de 2,000 hectáreas en torno a la estación del tren, donde los comuneros pretenden desarrollar a su conveniencia.

A cambio, el ejido otorgaría las tierras necesarias para la construcción de la estación y el derecho de vía por donde correrá el Tren Maya. Sin embargo, el Fonatur se ha rehusado.

Chimal Balam explicó que actualmente en eso están centradas las negociaciones con el gobierno federal, específicamente con Rogelio Jiménez Pons, titular del Fonatur, quien se ha reunido con miembros de la asamblea ejidal para convencerlos de permitir la realización de estudios más allá de las 6 hectáreas acordadas inicialmente, pues el proyecto del gobierno federal implica un desarrollo urbano e inmobiliario mucho mayor en torno a la estación ferroviaria en Bacalar.

El líder ejidal indicó que, al no existir acuerdo en torno a la incorporación del ejido como socio del Tren Maya a través del fideicomiso de inversión y bienes raíces (fibra), han optado por solicitar al gobierno federal que les otorgue el cambio de uso de suelo sobre una porción importante del ejido, pues consideran que es la única forma en la que podrán tener alguna ganancia real si otorgan la venia para que la vía férrea y la estación se construya en sus tierras.

“Definitivamente no queremos el fibra. Nosotros queremos ser socios o que nos concedan el cambio de uso de suelo para que nosotros podamos disponer de la tierra como mejor nos parezca”, aseveró.

Fideicomiso

En una entrevista previa, Jiménez Pons señaló que la labor del Fonatur ante los comuneros ha sido la de solicitarles que no vendan sus tierras, que el gobierno federal tampoco se las pretende comprar, sino que será a través del fideicomiso como se les pretende incorporar al proyecto.

Recordó que en la asamblea ejidal de principios de agosto eso fue lo que se le planteó a la asamblea ejidal de Bacalar. “No se les pidió vender su tierra, sino que se les explicó que sería todo a través del fideicomiso. Parece que hubo consenso y nos volveremos a reunir con ellos para seguir avanzando”, comentó.

“Yo no pude estar presente, pero mi segundo, que es Manuel Santiago Quijano (director de Gestión Estratégica y Enlace Institucional), estuvo con ellos en su asamblea. Me dice que quedaron contentos. Nadie del Fonatur los está presionando para vender sus tierras”, aseguró.

[email protected]