Tijuana, BC. La falta de un ferrocarril que conecte la Vía Corta, que opera en Tijuana con Estados Unidos, ha causado que la industria maquiladora en ambas regiones deje de percibir hasta 6,000 millones de dólares anuales, reveló el director general de Baja California Rail Road, Roberto Romandía.

Explicó que el problema es el tiempo de espera que actualmente hacen los tractocamiones que trasladan la mercancía desde la ciudad hacia el otro lado de la frontera, una situación que además genera un gasto mayor para las compañías que utilizan este mecanismo para exportar su producción.

El empresario dijo que en el 2018 la puesta en marcha de la Línea del Desierto, una vía de ferrocarril del lado estadounidense, servirá para agilizar el proceso de exportación, ya que el proyecto contará con la certificación City Pack, que permite cruzar con mayor rapidez.

Esto es debido a las largas esperas que se tiene para los cruces fronterizos en el transporte de tractocamión. No podríamos decir pérdida, pero sí es un ingreso que pudiéramos obtener si no tuviéramos esas largas esperas .

Como ejemplo, indicó que tan sólo un vagón equivale al traslado que realizan cuatro tractocamiones, pero además con la puesta en marcha se podrán exportar otro tipo de mercancías, ya que actualmente se resume a: metal, madera, gas LP y alimento para ganado.

Sector primordial

Roberto Romandía aseveró que la intención es detonar la industria automotriz dentro de la entidad, ya que empresas como Kia o GMC han puesto sus ojos en el estado, pero la falta de infraestructura ha sido un problema para concretar los proyectos.

En total, la Vía Corta y la Vía del Desierto constatan de 174.4 kilómetros de vía ferroviaria entre ambos países.

A la fecha se han invertido 450 millones de pesos en el caso del mexicano, que consiste en 71.4 kilómetros, mientras que aún hace falta invertir otros 70 millones de dólares para arrancar operaciones en los 104 kilómetros que se encuentran del otro lado de la frontera.

Lo principal es dar certidumbre a las empresas, por eso definitivamente pensamos que va a detonar la industria automotriz para Baja California, en el tema de ensambladoras, porque esto arranca en el 2018, es la promesa , advirtió.

estados@eleconomista.mx