Si bien el Gobierno de la Ciudad de México dio a conocer que este viernes se anunciará la posible reapertura de restaurantes y el proceso en que se dará, empresarios del sector tienen la esperanza de que el próximo 18 de enero ya puedan operar con comensales.

Por medio de un comunicado, autoridades locales informaron que ayer se tuvo una reunión con representantes de la industria, esto derivado de la serie de peticiones que han hecho los empresarios para que, a pesar de que la capital del país esté en color rojo del semáforo epidemiológico, se les permita a los restaurantes recibir a los clientes y que ingieran alimentos dentro de sus instalaciones.

“De manera corresponsable, el Gobierno de la Ciudad de México y la industria restaurantera sostuvieron un diálogo abierto para trabajar juntos las propuestas, a fin de propiciar una reactivación económica segura ante la emergencia sanitaria por Covid- 19”, expuso la misiva.

“Las autoridades capitalinas y la industria de alimentos y servicios estudiaron la propuesta para una posible reapertura que será anunciada oficialmente el próximo viernes”, se añade.

Al respecto, la cadena Sonora Grill puntualizó que derivado de esta reunión se tiene la esperanza de poder reabrir el día 18 de enero, “pero no hay nada escrito aún”, por lo que se encuentran a la espera de la resolución de la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum Pardo.

En este sentido, fuentes cercanas revelaron a El Economista que parte de los empresarios restauranteros presentaron una contrapropuesta de apertura, esto después de que el pasado 11 de enero el Gobierno de la Ciudad de México le hiciera saber al sector que posiblemente la apertura podría darse en cuatro fases.

Los restauranteros proponen que la reapertura en semáforo rojo se genere en dos fases, con el fin de evitar que el proceso se burocratice: la primera etapa iniciaría el próximo 18 de enero y el consumo sería hasta las 18:00 horas, después de ese tiempo el servicio sería para llevar.

Mientras que en las terrazas y mesas al exterior se estaría respetando un distanciamiento de 1.5 metros entre ellas; también, le solicitarían a las alcaldías trabajar en coordinación para que les faciliten a los restaurantes que no tienen terraza poder operar en la banqueta.

Los restauranteros también proponen que no haya más de cuatro personas por mesa, que se aplique el protocolo Mesa Segura, uso sistemático del código QR, así como muestreo de empleados de manera semanal a 5% de la plantilla laboral con pruebas Covid-19, esto para establecimientos con más de 50 trabajadores.

Representantes del sector acompañarían al Instituto de Verificación Administrativa (Invea) para los operativos de supervisión.

Mientras que la propuesta sobre cómo sería la segunda fase de apertura se centra en que la operación de los restaurantes obedecería al modelo de la curva de contagios que les presentó este lunes el Gobierno de la Ciudad de México.

Segundo periodo

Esta segunda fase comenzaría a partir del 25 de enero del año en curso, la apertura sería con un aforo de 25% interiores y 35% en terrazas y mesas al exterior. No más de seis personas por mesa, cierre hasta las 22:00 horas de martes a domingo, mientras que los lunes no abrirían y tampoco se permitirá escuchar música.

Nuevamente se realizará la aplicación del protocolo Mesa Segura, uso sistemático del código QR, muestreo de empleados semanal a 5% de la planilla con pruebas Covid-19 en establecimientos con más de 50 trabajadores, y acompañamiento a las autoridades del Invea en los operativos de supervisión.

El documento indica que si la capital regresa al semáforo naranja, se buscaría que los restaurantes operen a 30% de capacidad en interiores y 40% en exteriores.

El horario de cierre sería hasta las 23:00 horas, mientras que la música, ya sea en vivo o grabada, deberá tener un límite máximo de volumen de 62 dB; seis comensales por mesa, uso del QR, seguiría el muestreo de empleados semanal a 5% de la planilla y los acompañamientos a los operativos de supervisión.

De acuerdo con el Gobierno de la Ciudad de México, en esta reunión, a la que también asistieron alcaldes de Benito Juárez, Cuauhtémoc, Cuajimalpa, Miguel Hidalgo y Venustiano Carranza, se acordó que los clientes deberán registrar su estancia mediante el código QR para rastreo de posibles casos de contagio y realicen muestreo de empleados semanal con pruebas Covid-19 tipo PCR.

Entre los convenios, también se estableció realizar mesas de trabajo de manera permanente todos los miércoles para revisar los protocolos de actuación de reapertura.

Asimismo, se recordó que el gremio de alimentos no pagará en enero el Impuesto Sobre Nómina y se beneficiará con 100,000 apoyos directos por 2,200 pesos.

Lanzan campaña para evitar reuniones masivas

Con el fin de reducir las fiestas y reuniones en la Ciudad de México, autoridades locales y asociaciones empresariales unieron esfuerzos para presentar la campaña virtual de concientización Eventos Responsables.

El titular de Sedeco, Fadlala Akabani Hneide, expuso que el objetivo es tomar conciencia sobre uno de los principales problemas de proliferación del Covid-19, que son las fiestas y reuniones clandestinas. En esta campaña están participando la Asociación Mexicana de Salones de Fiestas, la Association of Bridal Consultants y la Asociación de Recintos y Banques de la Ciudad de México.

El funcionario explicó que la mejor forma de ayudar al sector es logrando que las personas se queden en casa y reducir los contagios, para que así se generen condiciones para poder reactivarse.

estados@eleconomista.mx