Cancún, QRoo.- Además de la regulación federal a las plataformas de rentas vacacionales tipo Airbnb, Cancún aplicará durante 2020 un plan piloto de regulación local que obligará a los dueños de casas en renta a tramitar licencias de construcción y anuencias de Protección Civil para poder operar. Además, se limitará a ciertas zonas de la ciudad la operación de esta modalidad de hospedaje, como medida para garantizar la seguridad de sus usuarios.

Así lo informó Marisol Vanegas Pérez, secretaria de Turismo de Quintana Roo, quien dijo que se encuentran en la última fase de diseño de esta regulación, la cual será de aplicación municipal.

La funcionaria explicó que en Cancún están identificadas unas 21,300 unidades en renta a través de plataformas tipo Airbnb, aunque a nivel estatal la cifra se eleva hasta cerca de las 50,000.

 

La regulación se basará en los instrumentos de regulación como el Plan de Desarrollo Urbano del municipio de Benito Juárez, el cual delimita los usos de suelo y las vocaciones de cada zona de la ciudad, por lo que se pretende que sólo puedan ofrecerse este tipo de servicios en polígonos en los que el uso de suelo sea mixto (comercial y habitacional).

“Esto es porque no todas las áreas de la ciudad garantizan la seguridad óptima de los turistas, además de que en otras no hay transporte público de calidad y se tiene que hacer donde el uso de suelo lo permita”, dijo Vanegas Pérez.

Adelantó que tendrán una reunión en la Ciudad de México con representantes de Airbnb para buscar acuerdos que permitan diseñar una regulación que deje satisfecha a todas las partes, equipare la competencia entre hoteles y casas en renta, y sobre todo garantice mínimos estándares de calidad a los turistas que hagan uso de cualquier modalidad de hospedaje. 

En entrevista previa con El Economista, Victoria Bramati, gerente de Asuntos Públicos de Airbnb, aseguró que la empresa apoya la implementación de una regulación "clara y equitativa" que dé "piso parejo" a quienes ofrecen servicio de hospedaje en cualquiera de sus modalidades, pero adelantó que no están de acuerdo en que se les exija a sus socios anfitriones los mismos requisitos e impuestos que a un hotel tradicional.

"Esto impediría a miles de personas generar un ingreso extra y complementario a sus salarios", dijo Bramati.

Airbnb ha solicitado en repetidas ocasiones que se tome en cuenta a la comunidad que representa, antes de que se tomen "decisiones que pudieran afectarlos", aseguró.

Hoteleros piden regulación 

El sector empresarial, a través del presidente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, Roberto Cintrón Gómez, ha exigido en reiteradas ocasiones una regulación más dura de las rentas vacacionales en Quintana Roo, pues aseguró que los efectos de esta nueva modalidad de hospedaje ya han comenzado a verse reflejados en la ocupación hotelera del destino.

Parte de la caída en la ocupación que se vive en Cancún se debe a que mucha de la gente que está llegando ya no se hospeda en un hotel tradicional, sino que renta una casa particular a través de plataformas como Airbnb, dijo Cintrón Gómez.

kg