El repunte de las exportaciones mexicanas en los primeros 10 meses del 2017 se explica por el dinamismo de las aduanas de la frontera norte.

En el periodo de referencia las ventas al exterior sumaron 336,189.4 millones de dólares, cifra que significó un aumento anual de 9.7%, el mayor nivel en los últimos seis años; destaca que en el 2015 y el 2016 se registraron caídas, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Del monto total, las aduanas que más aportaron fueron Nuevo Laredo, Tamaulipas (modo de transporte carretero y ferroviario); Ciudad Juárez, Chihuahua (carretero); Tijuana, Baja California (carretero), y Colombia, Nuevo León (carretero); en conjunto concentraron 51.4% de las exportaciones.

Todos estos puntos comerciales mostraron crecimientos. Nuevo Laredo, con una participación de alrededor de una cuarta parte del total nacional, exhibió incrementos de 5.1% (carretero) y 14.6% (ferroviario).

Aunque también destaca el comportamiento exportador positivo en Veracruz (Veracruz), por mar, y Guadalajara (Jalisco), por aire, ya que en su respectiva vía de transporte son las aduanas que más peso ostentan.

Al respecto, José Luis de la Cruz Gallegos, director del Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico (Idic), dijo que Nuevo Laredo es un punto nodal del intercambio entre México y Estados Unidos, y Veracruz está viviendo un proceso de modernización, aunado al hecho de que muchas mercancías enviadas a Europa salen de esa terminal.

En el caso de Guadalajara, Kristobal Meléndez Aguilar, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) señaló que el beneficio proviene de los productos de manufactura ligera que llegan a esta aduana y entonces el volumen de ventas incrementa.

Raymundo Tenorio Aguilar, investigador del Tecnológico de Monterrey, añadió que estas aduanas son las salidas más importantes de bienes eléctricos y electrónicos, sobre todo Guadalajara.

Más económico

Por modo de transporte, en el periodo enero-octubre del 2017 las mayores ventas al exterior se hicieron por carretera, cuyo valor representó 62.6% del total: los puntos con más contribución fueron Nuevo Laredo, Ciudad Juárez, Tijuana, Colombia y Ciudad Reynosa (Tamaulipas).

Sin embargo, las tasas anuales más elevadas fueron la de Colombia (17.3%), Ciudad Reynosa (9.9%), Ciudad Juárez (6.7%) y Nuevo Laredo (5.1 por ciento).

El director del Idic puntualizó que el modo carretero es la manera más económica de enviar mercancías, por tanto 85% de las exportaciones a Estados Unidos se hacen a través de éste.

Asimismo, señaló que la parte exportadora más importante está en el norte de la República y en menor medida, pero cada vez con mayor relevancia, en el Bajío y centro del país.

Por su parte, Kristobal Meléndez manifestó que se ha privilegiado la inversión pública carretera en el norte para conectar aún más el comercio exterior, lo cual se ha reflejado en una mayor prontitud en la entrega de productos y en el buen ritmo de la exportación mediante esta vía.

“Sigue siendo el más importante para mover exportaciones desde México hacia el mundo, porque los centros productores de mercancías que se exportan, por ejemplo las automotrices, están en el centro del país. Evidentemente se requiere que se sigan modernizando carreteras, de otra forma no vamos a poder sostener con una infraestructura básica el ritmo de exportaciones que México puede tener hacia el futuro”, señaló el investigador Tenorio Aguilar.

productos masivos

Las exportaciones por mar aumentaron 24.5% a tasa anual, como consecuencia del dinamismo en los puertos de Dos Bocas (Tabasco), con 63.0%; Veracruz, 37.0%; Altamira (Tamaulipas), 21.3%, y Ciudad del Carmen (Campeche), 18.2 por ciento.

Cabe mencionar que Veracruz y Ciudad del Carmen se recuperaron después de caer por dos años consecutivos.

El modo de transporte marítimo “es principalmente para un comercio exterior de más largo alcance, se da con algunas zonas de Estados Unidos y con los tratados de libre comercio en Europa, entonces, es la mejor manera para exportar productos masivos a un menor costo por producto, por esa razón ha tenido un buen dinamismo, debido a los acuerdos económicos que México tiene con otros países”, expuso el analista del CIEP.

En las ventas al exterior a través de las aduanas ferroviarias, con un aumento anual de 7.7% en el periodo de estudio, las mayores variaciones se observaron en Nuevo Laredo (14.6%); Matamoros, Tamaulipas (11.1%); Ciudad Juárez (10.6%), y Piedras Negras, Coahuila (9.9 por ciento).

La falta de nueva infraestructura, detalló el investigador del Tecnológico de Monterrey, ha propiciado que el transporte por ferrocarril vaya creciendo muy lentamente, “no hay nuevas rutas férreas, son las mismas y simplemente ha crecido porque las compañías Kansas City Southern y Grupo México han metido más máquinas para mover mercancías en movimiento multimodal y para la introducción que tiene que hacer de granos alimentario. Pero no, ya no tiene para donde crecer la exportación ferroviaria”.

Por modo aéreo, el ascenso anual fue 17.2%, impulsado por los aeropuertos de Guadalajara (24.4%), la Ciudad de México (19.6%) y Chihuahua (8.5 por ciento).

No obstante, esta variación se debe a una reacción atípica, según de la Cruz Gallegos, ya que el volumen que se exporta por la parte aérea es muy volátil y menor en comparación con las otras vías de comunicación.

En picada

En contraste, las disminuciones anuales más pronunciadas en los primeros 10 meses las obtuvieron la aduana ferroviaria de Mexicali, Baja California (36.9%), así como los aeropuertos de Progreso, Yucatán (26.4%); Monterrey, Nuevo León (18.1%), y Toluca (16.1 por ciento).

Los modos de transporte que tiene Sonora en Nogales, ferroviario y carretero, descendieron 22.0 y 1.3%, respectivamente, mientras en el puerto de Coatzacoalcos, Veracruz, el desplome fue de 11.4 por ciento.

En este último puerto, la tendencia a la baja ha prevalecido desde el 2015, cuando reportó una variación anual de 10.3% y posteriormente, en el 2016, la recesión llegó a 38.9 por ciento.

José Luis de la Cruz aludió a que las aduanas de Sonora no son tan atractivas porque tienen en frente el mar de Cortés y para salir de ahí tendrían que dar una vuelta por la península de Baja California, aunado a que no hay productos detonantes para el mercado exterior.

“Sonora en los últimos meses ha tenido un dinamismo en productos que no son tecnológicos o que no son de alto consumo energético, principalmente en artículos derivados de la pesca y agricultura, y éstos sí han tenido un volumen de venta importante pero no han incrementado su precio de forma similar que otros productos, y eso en un comparativo con otras aduanas queda relativamente más bajo”, explicó Meléndez Aguilar.

Notas Relacionadas