Monterrey, NL. La Cámara de la Industria de Transformación (Caintra) de Nuevo León se mostró inconforme con el Acuerdo para garantizar la eficiencia, Calidad, Confiabilidad, Continuidad y seguridad del Sistema Eléctrico Nacional, publicado el 29 de abril de 2020 por el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace), donde se inhibe de forma arbitraria la entrada en operación de nuevas plantas de energía renovable en todo el territorio nacional.

“Nuestro llamado a las autoridades es a llevar a cabo planes y acciones que propicien las condiciones para la inversión; sin embargo, el acuerdo firmado en días anteriores, va en sentido contrario al desplazar a la iniciativa privada por la vía administrativa y beneficiar directamente a la Comisión Federal de Electricidad, quien tiene centrales de generación más costosas y contaminantes”.

“Esto impacta directamente en miles de industriales, quienes se verán obligados a comprar electricidad de mayor costo y por consiguiente verán un impacto significativo en sus flujos de operación, aunado a los momentos de vulnerabilidad económica por los que ya cruzan”, advierte el organismo en un comunicado.

En opinión de la Caintra, este hecho lesiona los derechos de inversiones privadas ya realizadas y afecta a los industriales al cortar la libertad de elegir suministro eléctrico más competitivo y de tecnologías amigables con el medio ambiente.

Por ello, el organismo consideró que “en momentos como estos, donde tenemos enfermos críticos de salud y de economía, debemos impulsar a toda costa la certidumbre económica en los inversionistas nacionales y extranjeros en beneficio de los empleos que nuestra sociedad requiere”.

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Energía Eólica (AMEE), la capacidad total esperada en 2019 fue de 6,317 megawatts (MW). Para este año 13 estados se distribuyen la energía instalada, siendo los principales: Oaxaca con 2,756 MW; Tamaulipas con 1,485 MW y Nuevo León con 524MW.