El operador británico de telecomunicaciones Vodafone, con 78 millones de usuarios, cobertura propia en media Europa e ingresos por 49,974 millones de libras esterlinas en marzo de 2020, solicitó al órgano regulador de su país, la Ofcom, la cancelación de la subasta de frecuencias de espectro para tecnología 5G. Vodafone argumenta que los efectos de la Covid-19 y la exclusión confirmada de Huawei del desarrollo de redes en el Reino Unido complican la viabilidad de las inversiones de toda la industria donde esta compañía participa.

Vodafone, en conversaciones con el diario Financial Times, propuso una asignación directa del espectro entre los cuatro grandes operadores del sector convergente local —Three, BT, el ente resultante entre O2 y Virgin Media y el mismo Vodafone—, por una contraprestación total de 1,200 millones de libras, cuando previsiones del regulador inglés cifraban al resultado de la subasta en al menos 2,000 millones de libras esterlinas para el posible concurso de señales en noviembre próximo. 

El escenario de telecomunicaciones en Reino Unido se ha complicado ante la determinación de la administración de Boris Johnson de este martes 14 de julio en la que se ordenó la exclusión “irreversible” de Huawei en el desarrollo de redes británicas de comunicación y que deberá completarse en el año 2027, esto si en el tiempo el gobierno no renuncia a dejar fuera al fabricante chino de la proveeduría para operadores británicos.

Huawei se encuentra entre los proveedores de equipo 5G con mayor desarrollo en el mundo y también ofrece financiamientos a largo plazo y créditos blandos para colocar su tecnología en los distintos mercados de telecomunicaciones, factores que lo han llevado a competir con fuerza ente los fabricantes europeos y norteamericanos como Nokia, Ericsson o Cisco

La decisión del Reino Unido respecto a Huawei obedece a un asunto geopolítico, pero ya afecta a unos los grandes operadores mundiales como es Vodafone, comentaron expertos. 

Vodafone pide ese apoyo por la situación económica post-pandemia. Pero sobre todo, por la decisión del gobierno de eliminar la tecnología de Huawei. Se espera así un retraso de hasta tres años y una inversión adicional de hasta 8,000 millones de dólares en los despliegues de redes. Esto llevará al límite a los operadores que no pueden pagar todo: o espectro o infraestructura. Por eso piden la adjudicación directa del espectro 5G. Otro factor son las economías de escala: el valor económico del sector de telecomunicaciones en Europa, es el valor telecom de Estados Unidos, pero en Europa hay 50 operadores y en tres en Estados Unidos”, planteó Jorge Fernando Negrete, director en DPL News.

Otras posiciones más optimistas calculan en 2,000 millones de dólares el aumento de la inversión por la exclusión de Huawei de Reino Unido, aun así el impacto a los planes de los operadores es grande y es un espejo de lo que también pudiera ocurrir en América Latina con las inversiones al crecimiento de redes 4G, la construcción de 5G y la compra de espectro radioeléctrico en procesos licitatorios que se avecinan para este mismo tercer trimestre de 2020, cuando menos en México. 

El nivel consumo y el encarecimiento de insumos complica el despliegue de 5G en AL

En este hemisferio, analistas han propuesto a los órganos reguladores la posibilidad de adjudicar de manera directa o sin cobro todas esas frecuencias de espectro en bandas de AWS, 2.5 GHz y de 800 MHz que no salieron en concursos pasados, para que los operadores puedan reunir más recursos de cara a las subastas de espectro en las bandas de 600 MHz y de 3.5 GHz para tecnología 5G, esto también por los impactos que ha provocado la pandemia de coronavirus a las industrias. La propuesta para que las bandas de 5G se asignen sin un espíritu recaudatorio también es impulsada por los operadores en toda la región. 

Gerardo Mantilla, analista en Artifex Consulting, recomendó a los reguladores latinoamericanos evaluar también los casos de Italia, en los que el espectro fue vendido caro en 2019 y hoy los operadores de allí como Telecom Italia enfrentan fuertes impactos por la Covid-19 y una recesión que podría complicar los despliegues de red ese país en los siguientes cinco años.

Cuando organismos internacionales han afirmado que las economías de Latinoamérica caerán más de 9.0% en 2020 como consecuencia de la pandemia —el PIB de México caería 10% en el año— lo mejor es evaluar el uso de modelos no recaudatorios por el espectro y optar aquellos en los que se privilegie el crecimiento de las coberturas y nuevas ofertas de servicios, con 5G.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha ido más lejos todavía: estima una caída del PIB en la región por hasta el 14.5% y un desempleo a nivel del 21% para el 2020. La reducción significaría 33,200 millones de dólares para la región de América Latina.

"Vodafone hizo una solicitud lógica, considerando lo que debe invertir para remplazar a Huawei y no sólo en 5G, sino también 4G (…) Además, el valor de referencia anunciado por el espectro es muy alto, considerando el impacto de la Covid-19. El caso de Italia es una referencia, pagaron en 2019 por el espectro 5G un precio muy alto”, dijo Gerardo Mantilla. 

"Los benchmarking en muchos casos usan solo el valor US$/MHz/PoP sin tomar en cuenta el valor real del mercado (…) En Latinoamérica el tema es más complejo, viendo las diferencias de PIB y ARPU —nivel de consumo— con Europa y Estados Unidos, y América Móvil ya anunció que perdió cinco millones de clientes en Latinoamérica”.

América Móvil (AMX), con 358 millones de accesos totales al cierre de junio de 2020, expuso este miércoles en conferencias analistas financieros que en lo que resta del año planea reducir inversiones en toda América Latina debido a la Covid-19 y evaluará también reducciones de inversión en compra de más espectro, ante los altos precios de este insumo, sobre todo en México.