Mérida, Yuc. La proveedora de mobiliario y servicios médicos Vitalmex busca inversión tanto del sector público como privado para implementar un nuevo modelo que impulse la donación y trasplante de órganos, que abarque desde tecnología médica hasta capacitación y procedimientos. En el caso de la inversión pública, la empresa prepara una propuesta que busca presentar al actual gobierno.

Para el desarrollo del programa en la parte quirúrgica, es necesaria una inversión de entre 600 y 700 millones de pesos, explicó en entrevista Jaime Cervantes Covarrubias, director general de Vitalmex.

“Si se considera todo el proyecto de inmunosupresión, se está hablando de un proyecto de entre 1,000 a 1,500 millones de pesos al año a nivel nacional”, puntualizó. Parte de los recursos serían implementados por Vitalmex y otros privados, aunque no se especificó el porcentaje.

Mencionó que con la implementación de este programa, el proceso se vuelve más eficiente logrando un ahorro de hasta 15% sobre el nivel de inversión actual.

El directivo de Vitalmex mencionó que han hablado del proyecto con aseguradoras, con Australis Partners —un fondo que acaba de invertir en la firma—, el brazo de inversión del banco alemán KFW, Deutsche Investitions; el fondo de pensiones de Scotiabank y los propios fondos internos, mismos que se encuentran dentro de su proyecto de expansión para el periodo 2019-2024.

“Más que la inversión público-privada, lo que buscamos es que el proyecto sea autosustentable, de esos 1,500 millones de pesos, más o menos, 34 o 35% sería la inversión que se requeriría, todo lo demás es el gasto corriente que se podrá autopagar por economías de escala”, detalló.

Respecto a la participación del gobierno, mencionó que el proyecto se está armando de manera interna y será presentado para su aceptación frente a la nueva administración. En este sentido, mencionaron que un aliado sería el nuevo Instituto Nacional de Salud para el Bienestar (Insabi)—antes conocido como Seguro Popular.

“El 60% de la población no tiene acceso a la seguridad social; el Insabi puede ser el instrumento más importante para capitalizar recursos, al mismo tiempo que Pemex, ISSSTE, Sedena”, expresó Cervantes Covarrubias.

En el marco del XXV Congreso Latinoamericano y del Caribe de Trasplante, el directivo detalló que el proyecto busca conjuntar el trabajo de las instituciones de salud como el ISSSTE, IMSS, Sedena, Pemex, entre otros. Además, tiene como objetivos la capacitación de personal especializado, fomentar la cultura de donación, supervisar la trazabilidad de órganos y tejidos, compensar los gastos del trasplante y mejorar el acceso a inmunosupresores.

“Se busca la creación de infraestructura médica con inversión pública-privada”, puntualizó.