El escándalo de alteración de emisiones de Volkswagen se amplió el viernes después de que la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) dijo que el fabricante automotriz alemán utilizó el software en más vehículos diesel de seis cilindros de lo que pensó originalmente para que pasaran con truco las pruebas contaminantes.

Volkswagen dijo a la EPA y a la Comisión de Recursos del Aire de California que el software está en aproximadamente 85,000 vehículos Volkswagen, Audi y Porsche con motor de tres litros desde el modelo 2009. A inicios de este mes, la autoridades acusaron a VW de haber instalado el dispositivo de manipulación en aproximadamente 10,000 autos de los modelos 2014 a 2016, en violación a la Ley de Aire Limpio.

NOTICIA: Escándalo de Volkswagen cobra dimensiones globales

Las autoridades señalaron en un comunicado que investigarán y tomarán las medidas apropiadas sobre el software, el cual afirman alteró el funcionamiento de los motores diesel de seis cilindros para que emitieran menos contaminantes durante las pruebas, lo que no ocurre en condiciones normales de manejo.

La acusación más reciente significa que más propietarios de autos Volkswagen, Audi y Porsche podrían verse obligados a llevar sus vehículos a talleres a solicitud de la compañía para que les arreglen el software, y que VW podría enfrentar multas más fuertes y un mayor escrutinio de autoridades y legisladores estadounidenses.

Brad Stertz, vocero de Audi, admitió el viernes que VW nunca informó a las autoridades pertinentes sobre el software, en una violación a la ley de Estados Unidos. Dijo que la compañía acordó con las agencias reprogramarlo "para que las autoridades lo vean, comprendan y lo aprueben, y se sientan cómodas con la manera en como está funcionando".

El software está en el Audi Q7 y la camioneta Volkswagen Touareg de modelos de 2009 a 2016, así como en el Porsche Cayenne de 2013 a 2016. También se encuentra en los Audi A6, A7, A8, y Q5 modelos de 2014 a 2016, según la EPA.

NOTICIA: Claves para entender el escándalo desatado en Volkswagen

Stertz dijo que el software es legal en Europa y no es el mismo que el dispositivo que permitió a motores diesel de cuatro cilindros de VW aprobar con truco las pruebas de emisiones. VW solicitó a distribuidoras que no vendieran ninguno de los modelos hasta que fuera arreglado el software.

VW hizo la revelación en el día que se reunía con las agencias para informar sobre cómo planea arreglar 482.000 autos diesel de cuatro cilindros equipados con el software que altera las pruebas de emisiones.

Las autoridades estadounidenses continúan diciendo a los propietarios de todos los vehículos afectados que éstos son seguros para conducir, aunque emiten óxido de nitrógeno -sustancia que contribuye a la contaminación y a los problemas respiratorios- en cantidades que exceden las normas de la EPA, hasta nueves veces arriba de los niveles aceptados en los motores de seis cilindros y más de 40 veces en los de cuatro cilindros.

Stertz dijo que costaría más de 10 millones de euros reprogramar todos los dispositivos en los autos diesel de seis cilindros.