El primer mensaje que dio Andrés Manuel López Obrador como ganador de la Presidencia de México, de respeto a la inversión privada, fortalecimiento del mercado interno y la sustitución de importaciones “es música para los oídos” del sector industrial mexicano, afirmó el presidente de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Francisco Cervantes Díaz, quien este lunes recibe al tabasqueño para definir la política interna de los próximos años.

El líder de los industriales dijo que México “hoy más que nunca, debe acelerar su proceso de reindustrialización por cuatro motivos fundamentales: el reto que impone el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN); la postura proteccionista que ha emanado de Estados Unidos; la competencia con China y el Pacífico asiático, así como la apuesta al crecimiento y generación de empleos”.

En entrevista, Cervantes Díaz dijo que en los últimos 25 años el sector no ha tenido una política industrial y “ya es tiempo”.

Celebró que las demandas de la Concamin, como el que el gobierno adquiera mayores compras al sector productivo, haya sustitución de importaciones y haya alianzas público-privadas, coincidan con las del presidente electo de México.

“La verdad es que para nosotros es música para nuestros oídos, porque coincide mucho con la política industrial. Las propuestas que entregamos en política industrial, en muchos puntos, son coincidentes, hasta en el de los jóvenes entonces, creo que vamos muy bien y un punto muy importante, la coincidencia de integración social, eso es algo que ya no podemos dejar pasar, eso es inmediato y, platicando con él en corto, coincidimos en que estamos de acuerdo”, expresó.

Respecto al tema del TLCAN, la reunión (de hoy) será el marco ideal, donde se tratará más a fondo, así como el contenido nacional donde hay buenas señales y otros temas relativos a la industrialización del país donde “se están engranando muy bien las cosas”.

Desde la perspectiva de la Concamin, el sector manufacturero está obligado a transitar a la transformación y generación de valor agregado. “Se agotó el beneficio de los bajos costos laborales y la ubicación geográfica. La cuarta revolución industrial, la robotización y la automatización han creado nuevos diferenciales productivos en las naciones asiáticas con las que México compite”.

Por ello, argumentó, debemos promover la inversión privada en manufacturas, hasta alcanzar por lo menos de 15% como proporción del PIB para el 2030.

Francisco Cervantes comentó que la política industrial debe ser moderna, socialmente incluyente, promotora de la creación de empleo formal bien remunerado y que tenga como fundamento mayor inversión productiva e incremento del valor agregado.

lgonzalez@eleconomista.com.mx